El Ayuntamiento impulsa la protección de paisajes y árboles monumentales

Urbanismo elabora un catálogo para su conservación y revalorización El pino del barrio San Antón o los chopos ilicitanos, en el proyecto

J.C. ROMEROELCHE
HISTÓRICO. El emblemático pino del barrio de San Antón, que será declarado ejemplar monumental. / PACO UCLÉS/
HISTÓRICO. El emblemático pino del barrio de San Antón, que será declarado ejemplar monumental. / PACO UCLÉS

El término municipal ilicitano cuenta con paisajes medioambientales y árboles monumentales para muchos desconocidos, que se preteden dar a conocer para impulsar su protección, conservación y revalorización en un catálogo que está elaborándose en la actualidad desde la Concejalía de Urbanismo. Se trata de un conjunto de espacios y de ejemplares que por sus dimensiones, edad o elevado valor cultural destacan sobre el resto, ya sean en hábitats naturales, en condiciones de cultivo o ajardinamiento.

Un ejemplo es el pino centenario que ha visto crecer el barrio de San Antón, y que ahora volverá a ser testigo de su renacer urbanístico con el desarrollo del proyecto de reconstrucción previsto, presentado el pasado jueves. Se encuentra junto al centro social, en la parcela desde donde comenzará la edificación de las nuevas viviendas. El Ayuntamiento dejó claro a los responsables del plan de reforma interior, que el pino no se iba a tocar, y así se contempla en el proyecto.

Otro es la zona del Aigua Dolça i Salà, denominada así en referencia a las aguas salinas de la Acequia Mayor del Pantano y a la antigua fuente que se surtía de la conducción de agua dulce de los pozos de Villena. El paraje tiene además el valor añadido de la presencia de la colonia de un centenar de ejemplares de chopo ilicitano, especie única en Europa. Se incluye dentro del proyecto de regeneración del Pantano que contará con la colaboración del Ministerio de Medio Ambiente.

Trabajo completo

El concejal de Urbanismo, Emilio Martínez, explicó que se está realizando un trabajo muy completo, en la línea del que se ha llevado a cabo con el Plan Especial de Protección del Palmeral. Porque este inventario aportará, al mismo tiempo que asegura la conservación de las especies, datos para la historia de la ciudad, quedando constancia de su pasado, su presente y su futuro.

Dos elementos destacados con los que también cuenta el término municipal ilicitano es la Palmera Imperial, que se encuentra en los jardines del Huerto del Cura y que es uno de los emblemas de la ciudad, y una palmera de seis brazos localizada en un huerto de Asprillas.

Ambos ejemplares son de propiedad privada, y fueron incluidos en su momento en la relación de 150 árboles monumentales de la Comunidad Valenciana que impulsó la Generalitat. Fue elaborada por un departamento especializado de la conselleria de Territorio y Vivienda, que es uno de los pocos que hay en España. Posibilita líneas de ayuda para el mantenimiento y cuidado de los ejemplares.

Con esta actuación se pretende garantizar la conservación de estos bienes naturales en unos momentos en que los planes urbanísticos o el desclive de la agricultura están haciendo desaparecer de la geografía española numerosos árboles centenarios, que pasan a adornar jardines privados en fincas de España o del extranjero.