Domingo, 31 de diciembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

ESPAÑA

ETA ROMPE LA TREGUA EL PP EXIGE EL FIN DE LAS NEGOCIACIONES
Rajoy insta al Gobierno a abandonar el proceso y a volver «a la firmeza del Estado de Derecho»
El PP trabajaba desde hacía meses con la hipótesis de que habría un atentado
El Partido Popular ya había contemplado la posibilidad de un atentado de ETA. Mariano Rajoy condenó ayer de manera enérgica el ataque contra las instalaciones aeroportuarias de Madrid, pero no mostró sorpresa alguna. «Esto nos confirma lo que ya sabíamos, que la organización criminal no quiere ninguna paz ni la libertad de los españoles», dijo en rueda de prensa convocada de urgencia.

El líder de la oposición se encontraba en Pontevedra, donde pasa sus vacaciones navideñas, cuando recibió la llamada del propio presidente del Gobierno para comunicarle la noticia. Sin embargo, según fuentes del partido, apenas recibió más información que la de la autoría de ETA. De ahí su exigencia al Ejecutivo para que «suprima cualquier negociación con los etarras» y vuelva a «la firmeza del Estado de Derecho y a la ley».

A lo largo de los últimos meses, los populares habían analizado en varias reuniones internas las dificultades por las que atravesaba el proceso de paz. A principios de noviembre, tras conocerse el robo de 350 pistolas perpetrado por la organización terrorista en el sur de Francia, los asesores de Rajoy congregados en el escogido núcleo de maitines (Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, Alberto Ruiz-Gallardón, Josep Piqué, Carlos Aragonés, Pío García Escudero y Jaime Mayor Oreja) acordaron, incluso, preparar el discurso que debería pronunciarse ante un eventual atentado. Entonces se decidió, según fuentes de la formación, que Rajoy ofrecería todos su apoyo a José Luis Rodríguez Zapatero y, sin reproche alguno, se situaría al lado del Gobierno.

Esa mano tendida no se visualizó en la comparecencia de ayer del presidente del PP. Rajoy habló ante los medios antes de que lo hiciera José Luis Rodríguez Zapatero y, por tanto, sin saber a ciencia cierta su postura ante la actuación de la banda. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se había puesto en contacto unos minutos antes con el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, pero ni le habló de consecuencias para el llamado proceso de paz, ni le trasladó tampoco que se hubiera producido la desaparición de un joven, según desvelaron fuentes parlamentarias populares.

Rajoy centró su mensaje en la exigencia de «certidumbres» sobre el alcance de lo ocurrido. «El Gobierno -señaló- tiene la obligación de explicar si esto supone el fin de la tregua y si va a cambiar o no la política antiterrorista que ha mantenido hasta el momento». Recordó, además, que en su encuentro del pasado 22 de diciembre con Rodríguez Zapatero le aseguró que su «prioridad es la desaparición de ETA, pero sin pagar ningún precio político».

«Le pedí que suprimiera cualquier diálogo, cualquier conversación o cualquier negociación con la organización terrorista; hoy vuelvo a hacerlo», insistió.

Modulación

Rajoy remarcó ayer que el PP se mantiene en «las convicciones y en las posiciones» de todo este tiempo. «Estamos al lado de todos nuestros compatriotas, de todos los españoles que desean como nadie el fin de la organización terrorista, que la han soportado durante más de treinta años y que nunca han aceptado su chantaje».

Más tarde, tras escuchar la comparecencia de Rodríguez Zapatero, Rajoy calificó de «ambiguas» sus declaraciones sobre las consecuencias que tendría en la negociación y exigió la «ruptura definitiva del proceso de diálogo».

 
Vocento

Contactar | Publicidad |Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad |Master de Periodismo |Visitas a La Verdad

Canales RSS