Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Opinión

Edición Impresa

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La efímera vida del petróleo
MIKEL CASAL
U n indicador significativo de la complejidad de las alternativas energéticas, imprescindibles por cierto con las declaraciones al respecto de la prensa cotidiana, son las manifestaciones del director ejecutivo de Repsol, quien afirma rotundamente que al petróleo le quedan cuarenta años. Opina, lo que suscribo, que el bioetanol no es suficiente.
Efectivamente, hacer petróleo de tortillas de patatas sería poco razonable, pero no sería descartable el ampliar los cultivos básicos atendiendo los consumos tradicionales. Tampoco sería objetable que de los residuos de las podas de árboles, de la biomasa marina, de los residuos domésticos, etcétera se consigan biocombustibles, como sustento en mi obra La verde energía de la biomasa.
Hay mucho que hacer en este campo, además de denostar desde Fidel Castro por abajo, las posibilidades de disminuir así, parcialmente al menos, el déficit energético.
En mi monografía antes mencionada, apunto alternativas energéticas con posibilidades reales inmediatas, que pueden ocupar parcialmente el inevitable vacío que va a dejar el petróleo y que se aceleraría si Bin Laden estornudase. El ejecutivo cuyas pesimistas declaraciones impulsan este ensayo haría bien en dar pistas para cubrir su jubilación física o política.
En la misma pagina del periódico El País, Comunidad Valenciana, que recoge las manifestaciones mencionadas, se recuerda que la Unió de Llauradors i Ramaders inicia en la comarca de Requena-Utiel una serie de movilizaciones, motivadas por la subida del precio del gasóleo agrícola, que, según los datos de la Unió, habrá doblado su precio en sólo cuatro años. Parece que estos sufridores agentes económicos no están contentos con las actuales circunstancias del petróleo convencional.

Vocento
SarenetRSS