Medio centenar de rumanos sigue acampado, a la espera de la cebolla

Siguen ocupando en La Herrera cerca de 2,5 kilómetros junto al Trasvase La Subdelegación ha levantado 362 actas por acampada ilegal y por fueg0 La CHT insiste en que el agua es depurada y no hay riesgo para la salud

EMMA REALALBACETE
SIGUEN USÁNDOLO. Dos inmigrantes rumanos, ayer, sacando agua del Canal Tajo-Segura. / JOSÉ MIGUEL ESPARCIA/
SIGUEN USÁNDOLO. Dos inmigrantes rumanos, ayer, sacando agua del Canal Tajo-Segura. / JOSÉ MIGUEL ESPARCIA

Ni siquiera el revuelo de cámaras de televisión, emisoras de radio y periodistas en busca de la última hora de una situación que daba a conocer a principios de semana este diario ha provocado que los cerca de medio centenar de inmigrantes rumanos asentados en La Herrera, junto al Trasvase Tajo-Segura, se hayan ido a otro lado. Según los vecinos de este municipio de apenas cuatrocientos habitantes, «ya no se les ve tanto por el pueblo» y es cierto que algunos han optado por trasladarse a otra ubicación más 'tranquila'. Además, ayer mismo otro grupo se marchaba en un autobús, la mayoría, familiares o conocidos del hombre de 42 años que fallecía el martes, víctima de un ataque al corazón.«Parece ser que padecía una enfermedad cardíaca y no se había tomado la medicación necesaria», comentaba el alcalde de La Herrera, Pablo Escobar, al tiempo que el subdelegado del Gobierno en Albacete, José Herrero Arcas, confirmaba que tuvo conocimiento del incidente y que hasta el lugar se personaron la Guardia Civil, el juez y el forense para el levantamiento del cadáver. A pesar de todo ello, unos dos kilómetros y medio del cauce del Trasvase siguen ocupados por las tiendas de campaña y los vehículos en los que viajan. De momento no tienen trabajo ni nada que hacer. Ha terminado la campaña de la recogida del ajo, en la que según daba a conocer el subdelegado del Gobierno «sólo en La Herrera se han recogido cinco millones de kilos de ajo» y eso ha motivado que, de los dos mil rumanos que había en los alrededores hace apenas tres semanas, queden ahora una cuarta parte.

Puede repetirse

Sin embargo, la situación tiene muchas probabilidades de repetirse porque, como anunció Herrero Arcas, «los técnicos y algún agricultor de la zona me han informado de que el 25 o 27 empieza la campaña de la cebolla y las previsiones de recogida son de entre 24 y 30 millones de kilos en la zona». Una cantidad de tal envergadura que los pocos cientos de vecinos de La Herrera van a volver a necesitar ayuda y, como reconoció el propio subdelegado del Gobierno respecto a los inmigrantes rumanos, «si no vuelven, no se coge la cebolla».

De lo que no cabe duda es de que el problema, aunque con menor número de personas, no se ha atajado porque el Canal, del que unos kilómetros más adelante se abastece la ciudad de Albacete, sigue sirviendo de ducha, fregadero y lavadero a estas personas, que aseguran no tener dinero para costearse un alquiler de una vivienda. Si bien es cierto que La Herrera ha pasado a ser estos días foco de atención informativa a nivel nacional y eso ha hecho que las reacciones de administraciones e instituciones implicadas no se hayan hecho esperar. Incluso, ayer mismo, Escobar recibía una llamada telefónica del cónsul de Rumanía en España, para interesarse por la situación.

Por parte de la Subdelegación del Gobierno y la Guardia Civil se ha incrementado la presencia de los agentes. «Hay dos patrullas vigilando el pueblo, una que está con carácter permanente y otra que va con carácter intermitente», planteó José Herrero Arcas. Y, junto a ello, se ha procedido a identificar a las personas acampadas, para comprobar que tenían sus permisos en regla. «De entre todos ellos, sólo seis personas no eran rumanas, el resto, al ser ciudadanos de la Unión Europea no necesitan documentación», recordó el subdelegado del Gobierno en Albacete. «Lo que sí hemos hecho - puso de manifiesto- ha sido levantar 362 actas por acampada ilegal y por haber encendido fuego», aunque son probablemente actuaciones que se difuminarán en el tiempo porque el domicilio al que se dirigen es precisamente esa zona de acampada.

No hay desalojo

La zona en la que están acampados estos ciudadanos rumanos es, como detalló Pablo Escobar, un área de seguridad del Trasvase Tajo-Segura y cuya competencia, por tanto, es de la Confederación Hidrográfica del Tajo. Para que tomaran una determinación, el alcalde de La Herrera -al igual que hizo con el Ministerio, la Junta o la Subdelegación- les remitió un escrito dando a conocer la situación, pero hasta ahora no ha dado resultado. «A día de hoy -dijo Escobar- no se han puesto en contacto oficialmente con nosotros». Sí que han incrementado, en palabras de Herrero Arcas, «la guardería de la zona para controlar los vertidos y que no se bañen», pero no se ha tomado otra medida complementaria.

Tampoco, frente a los rumores, se ha procedido a desalojo alguno de la zona. «La orden de desalojo la debería solicitar el propietario de los terrenos, en este caso, la Confederación, y cuando el juez la concediera, trasladarla a la Subdelegación para que ésta actuara, pero esa orden -confirmó el representante del Gobierno en nuestra provincia- no se ha pedido».

La Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) defendió ayer, a través de un comunicado, que el agua que transcurre por el Acueducto Tajo-Segura, que abastece a dos millones de personas de Albacete, Murcia, Alicante y Almería, «es depurada antes de llegar a las localidades a las que abastece», aclarando que «no existe riesgo para el consumidor» y recordando que muchos embalses son aptos para el baño.

Los sindicatos también han hablado. Para CC OO, la solución pasaría por una «contratación legal» de estos ciudadanos - residentes legales en la Unión Europea- ya que la solicitud de la autorización de temporada implicaría que las empresas den un alojamiento digno al trabajador evitando estos asentamientos.

El asunto ha llegado, incluso, al Tribunal Supremo. El presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Juan Saavedra, tras reconocer ayer que la situación de la inmigración en España «ha cambiado» tras la ampliación de la Unión Europea, calificó de «excesivo» considerar un delito la acampada de los rumanos en La Herrera.