El Ayuntamiento ya no tendrá que pedir permiso a Hacienda para solicitar créditos

El consistorio albaceteño cerró el año 2006 con un superávit de 4,3 millones de euros La deuda municipal alcanza los 80 millones de euros, por debajo del límite que marca la ley

MAITE MARTÍNEZALBACETE
ALGO MÁS SANEADO. El Ayuntamiento pronto dará por cumplido su plan de ajuste. /LV/
ALGO MÁS SANEADO. El Ayuntamiento pronto dará por cumplido su plan de ajuste. /LV

Satisfecho con los resultados. Así anda el concejal de Hacienda, Antonio Martínez, al ver la liquidación del presupuesto del año 2006 que será estudiada hoy por la Comisión de Economía.

«Cuando aprobamos el plan de saneamiento en 2003 nos decían que no iba a funcionar, pues bien, aquí están los resultados», decía ayer. Estos resultados no son otros que una reducción de la deuda municipal y un aumento de la liquidez. Para empezar, el ejercicio 2006 se ha cerrado con un superávit de 4,3 millones de euros. Esto ha sido posible, explica el concejal, por dos medidas: la contención en el gasto y el aumento de la recaudación «sin subir los impuestos más allá del IPC», recalca.

Entonces, ¿cómo es posible el aumento de la recaudación vía impuestos?, gracias al crecimiento de la ciudad, «en sólo ocho años, se han construido 22.000 nuevas viviendas que ya pagan Impuesto de Bienes Inmuebles y hay 12.000 vehículos nuevos», y también a la labor de la inspección municipal de tributos que ha depurado los padrones, ajustándolos a la realidad.

Pero si algo preocupaba a Antonio Martínez es lo que, técnicamente, se llama remanente líquido de tesorería que año tras año arrojaba cifras negativas, llegando a rondar los diez millones de euros en 'números rojos' en el año 2003. El año 2006 se comenzó con un remanente de -5.250.000 euros y al cierre de este ejercicio esa cifra se ha quedado en -1.539.272 euros, «en este año, lo dejaremos a cero, tal y como nos comprometimos».

El nivel de endeudamiento, otro de los parámetros que sirven para medir la situación de las arcas municipales, se situó en diciembre de 2006 en un 64,15%, un porcentaje «muy alejado» del límite legal del 110. En números absolutos, el Ayuntamiento cerró el año debiendo 80 millones de euros, pese a que la ley le permite llegar a endeudarse hasta 149 millones de euros.

Sin permiso

«En la práctica, esto supone que tenemos una gran capacidad de maniobra y que ante una emergencia podríamos responder bien», explica Antonio Martínez que, añade orgulloso, «y todo esto lo hemos hecho sin salirnos de la Ley de Estabilidad Presupuestaria».

Hasta ahora, el consistorio debía pedir permiso al Ministerio de Hacienda para pedir créditos en los bancos para poder financiar sus actuaciones. Con el Plan de Saneamiento cumplido y los parámetros económicos con resultados positivos, ya no tendrá que hacerlo, confirmó Martínez.