Manuel Pérez Castell resulta reelegido alcalde de Albacete por mayoría absoluta

El regidor socialista recibió los votos favorables de los concejales del PSOE y de la única edil de IU, en el transcurso del acto de constitución del nuevo Ayuntamiento capitalino En su discurso de investidura avanzó que su acción de gobierno para los próximos cuatro años se centrará en el medio ambiente, el desarrollo económico, la cultura y la igualdad

ANA MARTÍNEZALBACETE

Manuel Pérez Castell resultó ayer reelegido como alcalde de Albacete por tercer mandato consecutivo, recibiendo 14 votos favorables de los 27 concejales electos que participaron en su elección.

Ante un salón de plenos abarrotado, donde se encontraba una amplia representación política y civil de la capital, Pérez Castell volvió a recibir la medalla y el bastón de mando que le acredita como alcalde-presidente del Ayuntamiento de Albacete para los próximos cuatro años.

La sesión de constitución de la nueva Corporación municipal surgida de las urnas el pasado 27 de mayo, integrada por 13 concejales del PSOE, otros 13 del PP y 1 de Izquierda Unida, se inició pasada las 10 de la mañana con la constitución de la mesa de edad, compuesta por el concejal electo más mayor, Fernando Carreño, y el concejal más joven, en este caso la edil María Llanos Caulín, que seguidamente comprobaron las credenciales de los concejales electos y sus declaraciones de interés y compatibilidad.

Una vez abierta la sesión de constitución del Ayuntamiento de Albacete, los 27 concejales, por orden alfabético de sus apellidos, tomaron posesión como tales prestando juramento o promesa de su cargo y recibiendo la medalla que les acredita como concejales del Ayuntamiento de Albacete, así como un alfiler de solapa con el escudo de Albacete. Los ediles del grupo municipal del Partido Popular juraron su cargo, mientras que los concejales del PSOE, a excepción del propio alcalde y de una concejal, prometieron el mismo, como así lo hizo también la portavoz de Izquierda Unida.

Votación e investidura

Pasadas las 10,40 horas de la mañana y según establece la Ley de Régimen Electoral General, se declaró constituido el Ayuntamiento de Albacete conforme a los resultados obtenidos en las elecciones celebradas el 27 de mayo pasado. El momento más esperado llegó con la elección del alcalde-presidente del Ayuntamiento, cargo al que eran candidatos los cabeza de lista de las candidaturas que concurrieron a los comicios municipales, es decir, Manuel Pérez Castell (PSOE) y Carmen Bayod (PP), a excepción de Rosario Gualda (IU) que renunció a la misma. En esta ocasión, la recién estrenada Corporación se decantó por el voto secreto, por lo que los concejales, uno a uno, fueron introduciendo las papeletas en una urna colocada sobre la mesa de la presidencia, lo que provocó los murmullos de los presentes.

Tras el escrutinio de las votación, el presidente de la mesa de edad constató en voz alta los 14 votos recibidos en favor de Manuel Pérez Castell y los 13 votos emitidos a favor de Carmen Bayod, lo que originó un prolongado aplaudo en la sala, mientras el flamante alcalde permanecía sentado mirando a los fotógrafos y asintiendo con la cabeza. A las once y tres minutos en punto de la mañana, Manuel Pérez Castell era proclamado alcalde de Albacete para el periodo 2007-2011, recibiendo como primera felicitación la del presidente de la mesa, Fernando Carreño, del secretario general del Ayuntamiento y de la concejal socialista María Llanos Caulín, y volviendo a utilizar la fórmula del juramento en la toma de posesión como alcalde-presidente del Consistorio albacetense.

Motivos para la esperanza

Tras pasar a presidir el pleno de constitución, Manuel Pérez Castell pronunció su discurso de investidura que basó, fundamentalmente, en la idea de que Albacete tiene «motivos para la esperanza», que se basan en cuatro pilares fundamentales, que coinciden con su próxima acción de gobierno municipal: protección y conservación del medio ambiente, impulso al desarrollo económico, más cultura para los albaceteños y, principalmente, más igualdad.

Después de saludar a los representantes de la sociedad articulada y de enviar un cariñoso saludo a su madre, presente en este acto, insistió en que Albacete tiene «motivos para estar esperanzado» y aseguró que hoy (por ayer), «damos testimonio claro de que por mucho que hayamos hecho haremos más».

Así, avanzó algunos aspectos fundamentales de lo que será su actuación para el próximo mandato, basada en políticas de protección del medio ambiente, en recuperar la identidad e historia de la ciudad, en hacer más cultura, en el desarrollo del pequeño comercio y la industria y en el impulso de la participación, todo ello con el propósito de hacer «un nuevo Albacete» pero desde la igualdad: «Albacete no se puede romper, esta ciudad debe ser modelo de libertad, se viva en un extremo o en otro de la ciudad, se sea hombre o mujer, en el empleo y en la dignidad», dijo el revalidado regidor albaceteño.

No se olvidó Castell de citar la Universidad regional, el Parque Científico y Tecnológico, las comunicaciones por aire y tren, la sanidad, la educación, el deporte y el movimiento asociativo como claro síntoma de que Albacete tiene motivos para esa esperanza que tanto mencionó.

Pérez Castell concluyó dando las gracias a los que votaron al PSOE, al PP y a IU y a los que no acudieron a las urnas les aseguró que tendrán el compromiso de que el Ayuntamiento pleno y el alcalde «van a garantizar que puedan ejercer mejor sus derechos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos