La mujer rumana acuchillada por su ex marido será enterrada en Albacete

La familia descarta la repatriación del cuerpo y el coste del funeral será asumido por el Ayuntamiento

MAITE MARTÍNEZALBACETE
SIN RECURSOS. Gabriela y Georgeta, dos de las hijas de la acuchillada, el viernes en el mortuorio. /JME/
SIN RECURSOS. Gabriela y Georgeta, dos de las hijas de la acuchillada, el viernes en el mortuorio. /JME

El cuerpo sin vida de L.L., la mujer rumana de 51 años de edad que fue acuchillada por su ex marido, descansará en Albacete. Así lo han decidido sus familiares, tras sopesar el elevado coste de la repatriación del cuerpo y valorar que tres de sus cuatro hijos ya residen aquí en España. La única hija de la víctima que no vive en Albacete, Micaela, se ha trasladado ya a la ciudad para velar el cuerpo de su madre que desde ayer descansa en el tanatorio municipal. El funeral será hoy, a las 5 de la tarde, en la capilla del Cementerio.

El marido de Georgeta, otra de las hijas, contó ayer a La Verdad que la suma que debían reunir para la repatriación del cuerpo era excesiva, unos 8.000 euros, para una familia sin recursos. Y es que la situación económica de esta familia es tan precaria que el Ayuntamiento de Albacete ha decidido hacerse cargo de todos los costes del enterramiento, al igual que se ha hecho en otras ocasiones con personas necesitadas. La concejal de la Mujer, Carmen Oliver, recibió ayer a los familiares de la fallecida ofreciéndoles esta ayuda y también poniendo a disposición de las hijas de la víctima los recursos psicológicos y de todo tipo de los que dispone el Centro Municipal de la Mujer. «Tenemos que ayudarles a que asuman una realidad tan difícil como es que han perdido a su madre», explicó Oliver, que se mostró especialmente sensible con la situación en la que se encuentra Gabriela, la hija menor de la víctima, madre de un pequeño de tres años, pues era la que convivía con la mujer fallecida y la que fue testigo de su crimen.

La concejal de la Mujer añadió, además, que en caso de que la familia hubiese decidido repatriar el cadáver se hubiese recabado la ayuda de otras administraciones. Recordó que hace tres años, cuando falleció víctima de malos tratos una marroquí en Caudete, la Subdelegación del Gobierno y el Instituto de la Mujer asumieron los costes de la repatriación.

Por otro lado, el Consejo Municipal de la Mujer se reunirá esta tarde, para acordar la realización de una concentración de protesta por este crimen.