Ritmo vivaz en el Alba

FRANCISCO ALARCÓN
TRABAJANDO. El nuevo Consejo tiene una dura tarea. / JME/
TRABAJANDO. El nuevo Consejo tiene una dura tarea. / JME

Se impuso la savia nueva de Bandera Blanca, con el abogado Ubaldo González Garrote al frente, y, ahora, el Albacete Balompié ha empezado a ser gestionado con ritmo vivaz por un grupo de nuevo cuño, gestores que tienen ante sí el gran problema financiero heredado.

Hubo en la junta de accionistas competencia y actitudes providenciales, como el caso de Angel Copete y Benito González Cuenca, quienes con su decisión hicieron virar la nave, la cual, de otra forma, podría haber llegado a un puerto diferente.

Para mantener la tranquilidad entre los aficionados, la victoria albacetense sobre el Sporting de Gijón vino a actuar con efectos balsámicos y, ahora, el Alba se encuentra en un digno sexto puesto clasificatorio que, si bien no tiene premio, en cambio dignifica y revaloriza a los futbolistas que han afrontado con tanta competencia este último tramo de la competición.

Pero el equipo de César Ferrando está dejando tras de sí un rosario de lesiones que van a suponer importantes y graves secuelas para el futuro.

Uno de los futbolistas que, en este último tramo de competición había empezado a dejar constancia de la valía que le convirtió en buque insignia de la plantilla del Hércules de la pasada liga, es decir Alvaro Cámara, va a pasarse largos meses sin poder regresar al terreno de juego, así es que seguirá ausente hasta ya iniciada la próxima competición de liga. Hubo paciencia con el ex herculano, al comienzo del campeonato y, cuando ya había remontado el periodo de adaptación y empezaba a regularizar su rendimiento de la forma que todos habíamos esperado, llegó esta inoportuna lesión muscular que le relega a un segundo plano, precisamente cuando está ardiendo la caldera del club. Va a notarse su ausencia en el centro del campo durante estas últimas jornadas de la competición.

César Ferrando solamente cuenta actualmente con dieciocho jugadores útiles, y ello contando con los canteranos Rangel y Gail. Afrontar al Las Palmas en un momento en que los grancanarios atraviesan por su mejor momento de la liga va a suponer un reto para el conjunto albacetense.

La plantilla fue presentada al nuevo consejo de administración y a los futbolistas se le dieron seguridades sobre el cobro de sus emolumentos, toda vez que el presidente ya ha girado visitas a las instituciones y entidades pertinentes y del recibimiento de unos y otros han sacado consecuencias optimistas.

Ello supone que la transición que ya se ha iniciado en el club parece que no va a deparar desagradables sorpresas. Habrá que esperar que los futbolistas hayan tranquilizado sus ánimos, un poco inquietos estos días pasados. El Consejo de Administración anda ya metido en gestiones para cubrir el importante puesto de director deportivo del club, quizá el más importante, ya que será el que se responsabilice de la estructuración del nuevo Albacete Balompié.

Se han barajado numerosos nombres de técnicos que podrían estar en cartera, para cubrir el puesto de director deportivo, entre ellos llaman la atención los nombres de Manolo (el ex jugador del equipo de Benito Floro, que está ejerciendo durante las últimas temporadas en el Levante), también se han mencionado los nombres de Carcelén y Máximo Hernández, entre otros.

Será el director deportivo el que cargue con la responsabilidad de fichar al nuevo entrenador, dado que César Ferrando se da como hecho que no seguirá aquí. No es poco, pero podría ser peor si el equipo, bajo la dirección de Ferrando no hubiera conseguido una estructuración que ha venido a consolidarse en las últimas jornadas del campeonato, a pesar del rosario de lesiones que padece.

Ello supone que todos reconozcamos que, básicamente, el equipo del futuro requiere importantes, pero escasos retoques. No habrá que hacer equipo nuevo sino retocar el existente. Ese es el convencimiento de quienes acaban de entrar a dirigir la entidad.