Entra en servicio la pasarela que conecta el Hospital con la Facultad de Medicina

Los usuarios podrán acceder al complejo hospitalario desde el parking del Campus a través de este puente que cruza la Circunvalación

ANA MARTÍNEZALBACETE
ACTO DE INAUGURACIÓN. El vestíbulo de la Facultad de Medicina con los invitados. / MANUEL PODIO/
ACTO DE INAUGURACIÓN. El vestíbulo de la Facultad de Medicina con los invitados. / MANUEL PODIO

A partir de hoy viernes, los usuarios y pacientes del Hospital General Universitario de Albacete podrán acceder a sus instalaciones desde el párking subterráneo de la Facultad de Medicina, a través de la nueva pasarela que cruza el Paseo de Circunvalación.

Una pasarela que lleva años construyéndose y que ayer fue inaugurada por el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, que la recorrió acompañado por el rector de la Universidad regional, Ernesto Martínez Ataz, y el alcalde de la ciudad, Manuel Pérez Castell, entre otras autoridades políticas y universitarias, entre las que se encontraba el secretario de Estado de Defensa, Francisco Pardo y los consejeros de Economía y Educación, María Luisa Araújo y José Valverde, respectivamente.

La nueva pasarela que conecta el Hospital General de Albacete con la Facultad de Medicina y su aparcamiento soterrano viene a reforzar el concepto de Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, ya que hospital y facultad reducen así sus lazos de unión para potenciar y mejorar la docencia e investigación de la Universidad castellano-manchego en beneficio de la calidad asistencial de los albaceteños. El puente, trazado por encima del Paseo de la Circunvalación, tiene cinco metros de ancho y cien metros de longitud y está convenientemente preparada para combatir la climatología externa. Además, cuenta con un ascensor panorámico y una escalera de emergencia.

Junto a la nueva pasarela, que es la única infraestructura que se pone en marcha hoy viernes, Barreda también inauguró el párking subterráneo y la zona urbanizada alrededor de la Facultad de Medicina, así como las instalaciones del Centro Regional de Investigaciones Biomédicas y el Centro de Experimentación Biosanitaria, conocido como animalario, que ya llevan tiempo funcionando en un edificio anexo a la Facultad de Medicina.

Doce millones de euros

En general, el presidente de Castilla-La Mancha visitó un campus biosanitario en el que se ha invertido 12 millones de euros, tres de ellos destinados al Centro de Experimentación Biosanitaria, una infraestructura de una planta rectangular con dos áreas convenientemente diferenciadas para el alojamiento de animales, quirófanos, laboratorios y zonas de servicio. El edificio asegura las condiciones ambientales adecuadas a cada especie y, además, está diseñado para impedir la entrada de agentes patógenos. Según la Universidad regional, este animalario es el mayor de Castilla-la Mancha y se encuentra entre los más grandes del país.

Por su parte, el Centro Regional de Investigaciones Biomédicas (CRIB), creado en el año 2000, está alojado en un edificio anexo a la Facultad y preparado para acoger al centenar de investigadores que trabajan para mejorar la calidad del sistema de salud. Oncología, genética, enfermedades neurodegenerativas, obesidad, virología o envejecimiento son algunos de los campos que investiga este centro.

El moderno complejo biosanitario se completa con una plaza urbanizada de 8.000 metros cuadrados y un aparcamiento subterráneo con más de 270 plazas de aparcamiento distribuidas en dos plantas, reserva para discapacitados y fácil acceso tanto a la Facultad de Medicina como al Hospital General, a través de la referida pasarela.

Para el presidente de Castilla-La Mancha, el de ayer fue un día «simbólico e importante» pues «hemos enlazado la Facultad de Medicina con el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, hemos unido la sanidad con la ciudad y con la Facultad de Medicina y ésta con el conjunto de la sociedad».

José María Barreda dijo tener clara conciencia de que los castellano-manchegos son capaces de hacer cualquier cosa que se propongan, resaltando la creación de la Facultad de Medicina y, años antes, la constitución de la Universidad regional y criticando aquellas voces agoreras, incrédulas y escépticas «que creían que no íbamos a ser capaces de tenerla y mantenerla».

Autonomía política

El presidente autonómico se remontó a la década de los 80 cuando desde el Gobierno regional se dieron cuenta de que «la comunidad autónoma era inviable sin universidad» y por ello, desde el primer momento, «vinculamos una institución con la otra, hubo universidad porque había autonomía política y capacidad de decisión, sin depender de gente ajena y lejana».

Destacó la vertiente académica y científica de la Institución universitaria y resaltó que, en las últimas décadas, Castilla-La Mancha haya pasado de tener padres y madres «analfabetos» a hijos «titulados superiores con unos currículos increíbles».

Finalmente, lamentó la «insensatez» y las «memeces» que tuvieron que «soportar» por aquel entonces, si bien «lo que más me molesta es la falta de confianza y autoestima en nosotros mismos y creer que otros lo pueden hacer mejor que nosotros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos