Mujeres con los pasos a cuestas

Albacete acogerá el IV Certamen Nacional de Costaleras el 21 y 22 de abril La organización invitará a las costaleras cordobesas a las que se les ha prohibido procesionar

JOSÉ LUIS GÓMEZALBACETE
CON EL PASO. Costaleras de la cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía portan la imagen de Nuestra Señora de la Amargura. / JME/
CON EL PASO. Costaleras de la cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía portan la imagen de Nuestra Señora de la Amargura. / JME

Hace cuatro años Hellín acogió el I Certamen Nacional de Mujeres Costaleras. Tras el éxito participativo de esa convocatoria y la de las dos siguientes (en Alcantarilla y Guadalajara) Albacete se decidió a celebrar la cuarta edición de un evento en el que se agrupan costaleras de todos los puntos del país.

En el certamen de este año, que tendrá lugar los días 21 y 22 de abril, se prevé que participen más de 30 cofradías, que aportaran una media de unas 10 costaleras. En Albacete son tres cofradías las que se están dedicando a organizar este evento: El Santísimo Cristo de la Agonía, Nuestra Señora de la Soledad y Nuestro Padre Jesús Nazareno. Paqui Nieto es costalera de esta última y es una de las organizadoras de este certamen, quizá porque conoce bien la historia de las costaleras albaceteñas. «En Albacete las mujeres empezaron a sacar los pasos en 1999. La primera cofradía que sacó una imagen llevada por mujeres fue Ntra. Sra. de La Soledad el Miércoles Santo y después Nuestro Padre Jesús Nazareno el Jueves Santo (con La Verónica). Salieron unas veinte mujeres mezcladas con hombres, pero ahora si quedan hombres son muy pocos. En la Amargura, hay hombres y mujeres, pero hay muchos casos como La Verónica, en la que sólo hay mujeres».

Aunque en Albacete las costaleras no tienen ningún problema para salir en las procesiones existen otras ciudades como Sevilla o Córdoba (de plena actualidad por el caso de las costaleras a las que no se les ha permitido llevar un paso), en la que las mujeres encuentran muchas dificultades para llevar a hombros un paso, razón por la cual se hace necesario que haya certámenes como este. «En Albacete tenemos suerte, porque ya hay unas 150 costaleras y siempre hemos contado con la colaboración de la Asociación de Cofradías, pero en otras ciudades no sucede lo mismo. Hay lugares en los que las mujeres sólo pueden tocar el trono para limpiarlo o para vestir las imágenes, pero tienen totalmente vetado el participar como costaleras, es machismo puro. Por eso es importante realizar un acto como éste, en el que se dan a conocer las situaciones que se viven en otras ciudades».

Reivindicativo

Ese carácter reivindicativo del certamen, ha hecho que la organización se haya decidido a invitar a las costaleras cordobesas. «Apoyamos totalmente a las mujeres de Córdoba y queremos que vengan al encuentro y que vean que hay muchas mujeres, que por suerte, no tienen dificultad para salir. Aún no he conseguido hablar con ellas, pero ya tengo sus teléfonos».

El certamen dará comienzo el sábado 21 de abril a las 19 horas en la plaza del Altozano, con el recibimiento a la primera expedición de mujeres que pasará la noche en Albacete. En este grupo se incluirán las que vienen de más lejos (León, Salamanca, Toledo, Teruel.). Tras la llegada, darán una vuelta por Albacete, para ir después a la caseta, donde habrá una degustación de productos manchegos.

El domingo, día 22, la jornada comenzará a las ocho de la mañana, con el recibimiento a las mujeres que vengan en segunda convocatoria y una misa en la catedral (sobre las diez de la mañana), que será oficiada por el obispo don Ciriaco Benavente. Nada más terminar la eucaristía, comenzarán las ponencias en el Auditorio Municipal, en las que las costaleras expondrán la situación que se vive en las diferentes semanas santas del territorio nacional.

Alrededor de las 13:30 las participantes realizarán una visita por los lugares más emblemáticos de Albacete, como el Museo de la Cuchillería o el Pasaje Lodares, para terminar en la caseta en la que se degustarán unos gazpachos y una paella.

Para Paqui Nieto estas jornadas son una oportunidad para confraternizar con otras costaleras. «Una experiencia de este tipo sirve para conocer a costaleras de otros lugares y conocer como viven allí la Semana Santa. Se hace una amistad grandísima, yo he participado en todos los certámenes y tengo buena amistad con las mujeres de Alcantarilla, Guadalajara y Hellín». Aunque aún falta por confirmar la presencia de alguna cofradía, todo en el certamen está bien atado, aunque ha habido algún problema con el alojamiento, ya que ese mismo fin de semana se celebran en Albacete otros eventos. Finalmente el problema se ha solucionado gracias a la colaboración del seminario, que ha cedido alrededor de cien habitaciones para las participantes en el encuentro.