El jefe del Estado Mayor del Aire dice que la Escuela de Pilotos de la OTAN generará un centenar de empleos

Asegura que no supondrá un aumento del ruido «que no se pueda abordar con garantías» García de la Vega afirma que cada año pasarán por Albacete más de 5.000 personas

E.P.ALBACETE
SERÁ BUENO. García de la Vega (izda) junto a Francisco Pardo (centro) y Manuel Pérez Castell. / M.P./
SERÁ BUENO. García de la Vega (izda) junto a Francisco Pardo (centro) y Manuel Pérez Castell. / M.P.

La implantación del Programa de Liderazgo Táctico (TLP) de la OTAN en la Base Aérea de Los Llanos junto a la capital albaceteña supondrá la creación de 83 empleos (71 de ellos para trabajadores civiles) y otros 33 puestos de dedicación parcial, además de una inversión directa de 20,7 millones de euros y un beneficio de entre 30 y 35 millones generado por las más de 5.000 personas que cada año pasarán por la ciudad, según explicó, en una entrevista concedida a Europa Press, el jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), general del Aire Francisco José García de la Vega.

El general afirmó que el TLP es equiparable a «master en liderazgo de formaciones tácticas complejas» y que, por lo tanto, los alumnos no acudirán a la Base de los Los Llanos «a aprender a volar ni a usar sus armas» sino a convertirse en «líderes de ese tipo de formaciones tácticas complejas».

En ese sentido, explicó que España, junto con los otros siete países integrados en el programa -Alemania, Bélgica, Dinamarca, Estado Unidos, Reino Unido, Holanda e Italia-, ha participado en los cursos de formación del TLP en su sede principal en Bélgica y que ahora pasará a impartirlos desde la base castellano-manchega a partir de 2009, previsiblemente. El JEMA indicó que el cambio de localización fue consecuencia de la existencia de diversos factores adversos como la meteorología o el tráfico aéreo en la base belga y que España decidió presentar la base de Los Llanos por considerar que sería «un orgullo» poder ver reconocido que tiene el nivel de infraestructuras y de conocimientos para ser la nación anfitriona de este proyecto, tal y como finalmente ocurrió.

Teoría y práctica

Sobre el contenido concreto del programa, indicó que está compuesto por catorce cursos académicos, cuatro seminarios de doctrina de una semana de duración y seis cursos de vuelo, de tres semanas cada uno y organizados de acuerdo con la disponibilidad de los países participantes. Los módulos se realizarán en un periodo en el que se estima que no habrá problemas meteorológicos y evitando «cargas» de impacto acústico nocturno como se hace «en casi todas» las bases de la Fuerza Aérea. El general hizo hincapié en que la llegada del TLP no supondrá un aumento del ruido que no se pueda abordar con garantías ni tendrá impactos negativos. «No le vemos grandes inconvenientes y sí la ventaja de ejercer como país anfitrión», señaló.

El jefe de la Fuerza Aérea destacó los beneficios que provocará el programa, como el paso de «unas 5.000 personas» cada año por Albacete y la contratación de un centenar de personas trabajando para el TLP.

Base actualizada

«Es una magnífica base hoy día, el TLP la va a actualizar si cabe más en algunos aspectos, va a tener una dimensión internacional y el hecho de ser anfitrión y ostentar cierto liderazgo dentro del grupo de países es un motivo profesional y un reconocimiento para un Ejército que está a la altura de los mejores del mundo», destacó.

El JEMA también se refirió a las eventuales críticas que puede generar la implantación del programa de formación de la Alianza y aseguró que el aumento de cargas en Albacete será «fácilmente» reducido.

«Este es un programa de gran prestigio porque supone formar líderes de formaciones tácticas complejas dándoles el certificado de que ha pasado por los cursos teóricas y luego demostrándolo en la práctica, que es lo que se hace en el curso. No tiene nada que ver con enseñar a pilotos a volar ni va a representar una carga extra a lo que ya se viene haciendo en el circuito próximo a la ciudad», concluyó.

Por último, el general García de la Vega destacó que el Programa de Liderazgo Táctico fomentará la interoperabilidad y las relaciones con otras fuerzas aéreas aliadas y supondrá un «impulso a la imagen internacional» de Albacete y a su desarrollo turístico.