«El PP quizá apuesta por la mujer en sus listas porque sabe que no saldrán»

Lamenta que sólo las mujeres deban demostrar su valía Dice que no le tienta volver a la política, que no tendría hueco en el panorama actual y que no siente nostalgia

MERCEDES SÁNCHEZALBACETE
LUCHADORA. Belmonte ha sido la única alcaldesa. / M. PODIO/
LUCHADORA. Belmonte ha sido la única alcaldesa. / M. PODIO

Inquieta y comprometida con sus ideas Carmina Belmonte marcó un hito en la historia de Albacete y del resto del país al convertirse en la primera mujer elegida como alcaldesa. Pionera en Albacete en el establecimiento de órganos dedicados a la mujer, doce años después de que abandonase la vida política su esfuerzo ha sido reconocido.

-El pasado 8 de marzo fue reconocida por el Gobierno regional en el acto del Día de la Mujer, ¿cómo recibió este reconocimiento?

-Me llamó la atención porque es un reconocimiento por algo hecho hace muchos años y me agradó. Sinceramente me agradó mucho que se acordasen de aquellos años en los que creamos la primera Concejalía de la Mujer en Albacete y se fundó el Consejo Municipal de la Mujer.

-¿Cómo fueron los inicios de la Concejalía y del Consejo?, ¿fue un empeño personal?

-No fue sólo un empeño personal. No puedo atribuirmelo ya que había un sentimiento entre asociaciones de mujeres, colectivos y también entre funcionarios del Ayuntamiento que se esforzaron para que fuese una realidad. Al principio no tenía muy claro el hecho de tener una Concejalía de la Mujer porque a la mujer le afectaban y le afectan todos los temas municipales. Pero al final llegué a la conclusión de que era necesaria. Ojalá un día no sea preciso.

-Su irrupción en la política se produjo en el que no era muy habitual que las mujeres se dedicasen a ello, ¿fue difícil?

-Fui la primera mujer alcaldesa. En la Región hubo otra en Guadalajara pero que ocupó la Alcaldía por un tiempo breve y por un pacto entre partidos, por lo que no era de esperar. Fui la primera alcaldesa que realmente salió por mayoría en la Región y creo que también en España. Hay veces que cuando estamos metidos en el ajo no vemos las dificultades. En algunas cosas sí, había en detalles que se notaba que te miraban diferente por ser mujer pero yo lo noto mucho más ahora que entonces porque tengo elementos de comparación que antes no tenía. En muchos sentidos se es mucho más exigente con una mujer que con un hombre.

-Paridad, cuotas, discriminación positiva, ¿son elementos necesarios?

-No me gustan pero me parece necesario. Cuando los hombres dicen que no les parece adecuado porque hay que poner a los que valen es un criterio que no se aplican a ellos mismos. En las listas los hombres que van no siempre valen. Estamos hartos de ver a hombres que no valen nada y que están en puestos políticos. ¿Por qué las mujeres tienen que valer, y los hombres no? Si se aplicase el mismo criterio para hombres y mujeres estoy convencida de que más del 60% de los hombres que están en política no lo estarían. Nunca he sido partidaria de la discriminación positiva y ahora lo soy aunque me costó mucho llegar a esa conclusión. Si no es así, creo que va a ser muy difícil para la mujer. Además la discriminación positiva exige medidas que todavía no se dan. Medidas que ayuden a la mujer a conciliar tanto la política como el trabajo con la vida familiar.

-¿Está cerca el momento en el que Albacete, la Región y la nación estén gobernadas por una mujer?

-En lo que se refiere a la Administración regional, hay una candidata aunque lógicamente yo quiero que no gane por cuestiones de ideología. Aún así creo que por parte del PP es interesante que hayan planteado la posibilidad de que sea una mujer su candidata. Por parte del PSOE no se ve en estos momentos ninguna mujer cercana a conseguir uno de esos puestos. Yo en este sentido sólo le veo posibilidades a Fernández de la Vega.

-¿Cómo valora la apuesta que hace el PP por la mujer presentando a María Dolores de Cospedal y a Carmen Bayod?

-A nivel personal conozco a Carmen y le tengo muchísimo aprecio pero políticamente no tengo nada que ver con el PP. Puede parecer una barbaridad pero el PP quizá apuesta por la mujer porque sabe que no van a salir. No creo que tengan ninguna posibilidad. En mi opinión lo tienen dificilísimo, tendría que producirse un cambio muy grande en la situación.

-¿Qué la parecen las listas a las elecciones municipales?

-A mí nunca me han parecido interesantes los nombres que puedan aparecer en una lista. A veces una persona totalmente desconocida puede aportar mucho. A mí me importa el programa que se lleve y después lo que hagan los que salgan porque después hay muchos nombres que no aparecen.

-Entre esos nuevos nombres aparecen dos de compañeros suyos de la Universidad en las candidaturas de IU y PSOE, ¿qué le parece?

-Si se van a dedicar a esta ciudad me parece fantástico. No creo que vayan a aportar algo diferente por ser de la Universidad pero sí como personas. A Nicolás García Rivas lo conozco y sé que puede aportar muchísimo. A Jorge Laborda prácticamente no le conozco.

-Empezó casi de la mano de Bono en política, ¿cómo lo definiría?

-Empecé como representante de su candidatura en el PSP. José Bono es un político nato y era lógico que llegase a ser ministro.

-¿Y a José María Barreda?

-Bono es un político un poco decimonónico mientras que a Barreda hay que conocerlo quizá más. Es un político que lleva muchos años trabajando por la Región e intentando estar muy cerca de los ciudadanos.

-¿Y a Manuel Pérez Castell?

-A mí me parece una persona que está tan a gusto en el puesto que disfruta muchísimo de ser alcalde. Es algo que a mí no me ocurría. A él le encanta ser alcalde.

-¿No le tienta volver a la palestra?

-En absoluto, pero aparte de que no me tienta tampoco creo que tampoco tuviese ningún hueco ahora. No tengo absolutamente ninguna nostalgia. Asumí perfectamente lo que era mi puesto porque tuve clarísimo que el trabajo que hacía era de interina.

-¿Qué cree que ha cambiado en la gestión política?

-De momento veo que hay dinero. Cuando yo estaba no lo había. Era angustioso. Ahora veo que se hacen muchas obras mientras que nosotros en aquella época tuvimos muy poco dinero y pudimos hacer pocas obras visibles sobre todo y nos lanzamos más a hacer programas. Hicimos obras indispensables pero subterráneas como por ejemplo la red de aguas y colectores. Por otra parte, comparar cuando está dentro y cuando está fuera es muy difícil. También hay que tener en cuenta que una cosa son las políticas municipales y otras las nacionales. Son dos ámbitos muy diferentes. Una de las cosas que me parecen más tristes es que necesariamente los ayuntamientos tengan que seguir lo que los partidos a nivel nacional quieran. A mí me parece más agradable la política municipal que la nacional por la crispación que existe en esta última.

-¿Cómo ve ahora la ciudad con esas grandes obras como el Palacio de Congresos o el AVE...?

-Nunca he sido partidaria del AVE, me parece una barbaridad. Pero entiendo que a veces tienes que subirte al carro. ¿Para qué queremos llegar antes?, ¿Para tratarnos mal nosotros?No me gusta nada en la carrera en la que estamos. Los destrozos ambientales han sido mayores y se podrían haber mejorado todas las comunicaciones.

-¿Le gusta el crecimiento que ha experimentado Albacete?

-A mí las ciudades grandes no me gustan. Cuando oigo hablar de crear una ciudad con tantos habitantes, a mí me aterra. Yo quiero una ciudad, ésta que tengo con lo mejor que tenga si luego vienen más habitantes como consecuencia de que sea una ciudad atractiva y agradable me tendré que aguantar. Por supuesto que hay que planificar urbanísticamente una ciudad pero no quererla. Yo no la quiero. No tengo interés en que cambie y pase a ser una ciudad muy grande.

-El acceso a la vivienda preocupa a los albaceteños, ¿era ya un problema en su mandato?, ¿recuerda las viviendas que se hicieron entonces?

-Está carísima. Es dificilísimo emanciparse ahora mismo porque los alquileres están carísimos y el precio de compra también. Es evidentemente que algo se ha hecho mal. Hay que buscar fórmulas para que el suelo sea más barato. Las administraciones tienen que hacer algo. Durante mi mandato se hicieron o se pusieron en marcha 1.078 viviendas y lo recuerdo por una sencilla razón, la promesa electoral era hacer 1.000 viviendas y yo veía que no se hacían. Fue angustioso. Aún así fueron muchísimas ya que en aquella época no había suelo y había que hacer los trámites previos para destinar suelo a viviendas. Ya entonces era una gran preocupación. De hecho fue entonces cuando se creó el Instituto Municipal de la Vivienda porque vimos que era un problema muy grande.

-¿Qué le parece la idea del alcalde de que sus antecesores participen en el III Centenario de la Feria?

-Sólo he podido asistir a la primera reunión. Salvador Jiménez me va contando lo que se va avanzando. La Feria es muy importante para Albacete.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos