La Fapa califica de «tongo» el proyecto que pide la jornada única en los pueblos

La Federación de Padres de Alumnos acusa a los docentes de buscar «esta treta» para «engañar» a la Administración educativa y obviar el proceso legal

ANA MARTÍNEZALBACETE
CRÍTICOS. Representantes de la Fapa con las asociaciones de diferentes municipios. / MANUEL PODIO/
CRÍTICOS. Representantes de la Fapa con las asociaciones de diferentes municipios. / MANUEL PODIO

El enfrentamiento está servido. Hablar de modelo de jornada en la comunidad educativa es reabrir la crisis entre docentes y sindicatos contra padres y madres de alumnos.

Después de que 22 colegios rurales y centros agrupados de la provincia de Albacete, junto al colegio de Educación Especial Eloy Camino de Albacete, presentaran esta semana en la delegación provincial de Educación el proyecto Albacete, provincia educadora, la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Fapa) de esta provincia calificaba ayer de «tongo» esa misma propuesta y acusaba a los docentes de buscar la «treta» de la excepcionalidad para «engañar» a la Administración educativa.

En rueda de prensa, el responsable de Formación de la Fapa, Francisco Delgado, acompañado por algunos representantes de Ampa de localidades como Pozohondo, Tarazona de la Mancha, Villalgordo del Júcar, Barrax, Balazote y Pozo Cañada, consideró como «poco acertado» que estos 23 colegios quieran implantar la jornada continuada en Infantil y Primaria basándose en una excepcionalidad que no existe.

Delgado garantizó que el proyecto Albacete, provincia educadora es «una copia» del modelo Albacete, ciudad educadora, «pero una copia mal pegada porque incluso citan un polideportivo en Villalgordo que ni siquiera existe».

A juicio del representante de la Fapa, la Ley Orgánica de Educación (LOE) habla de un proyecto educativo de centro «y el que presentaron hace escasos días es un tongo», porque «los proyectos tienen que se individuales y nunca provinciales ni de ciudad», aclaró. Francisco Delgado afirmó que las APA no quieren que en los centros educativos se aplique la excepcionalidad sino que se abran los procesos de consulta conforme establece la normativa de modificación de tiempos escolares, es decir, aprobándose este proceso en el seno de los consejos escolares.

También lamentó que en este proyecto se hayan incorporado colegios como el de Tarazona de la Mancha que ya abrió un proceso de consulta el curso pasado, donde el 77% de los padres votaron negativamente a la jornada continua «y ahora se incluyen en este proyecto a ver si cuela».

«La excepcionalidad es para casos excepcionales, tal y como indica la palabra, pero no se puede aplicar como norma a todo consejo escolar; se han buscado esta treta para engañar a la Administración educativa», dijo Francisco Delgado, que esperó sensatez del delegado provincial de Educación: «Esperamos que oiga a los padres y madres y que sepa también que algunos alcaldes de determinados municipios han votado en contra de la jornada continuada».

Caso por caso

Por su parte, el presidente de la Fapa, Eugenio Parreño, indicó haber trasladado la preocupación de la Federación al consejero y delegado provincial de Educación, ya que «no estamos de acuerdo con que se vulnere la decisión de la mayoría de la comunidad educativa que no quieren este modelo de jornada».

Parreño explicó que desde la delegación de Educación se les ha manifestado que analizarán caso por caso para ver si realmente existe situación de excepcionalidad que permita modificar el horario, pero «en ningún caso admitirá un proyecto común de 23 centros como excepcional».

A preguntas de los medios sobre la imposibilidad que tienen muchos consejos escolares de abrir el proceso de consulta por la negativa de los padres, Eugenio Parreño garantizó que en los consejos escolares «la representación de los padres vota lo que éstos han decidido previamente en asamblea; tal legal y democrático es abrir el proceso como no», subrayó el presidente de la Fapa, que calificó de «ilegítimo» basar este proyecto en la excepcionalidad.

Finalmente, representantes de las APA de los colegios de Villalgordo y Pozohondo acusaron a los maestros de intentar «coaccionar» a los padres para celebrar las votaciones de la jornada continua, a pesar de que «en las asambleas que convocamos, donde acuden todos los padres de alumnos, el 92% votó contra ese proyecto».