Rubén Ciraolo sustituye en el banquillo del Villarrobledo a Galindo

EFEVILLARROBLEDO

La junta directiva del CP Villarrobledo ha aceptado la dimisión presentada por el entrenador Ignacio Galindo, tras la mala racha de resultados encadenados por el conjunto roblense, y ha llegado a un acuerdo con Rubén Ciraolo para que le sustituya en el banquillo.

La trayectoria de Rubén Ciraolo es extensa. Como jugador ha militado en las filas del San Lorenzo de Almagro y News All Boys, antes de recalar en España, donde jugó en el Valencia un par de temporadas.

Como entrenador destacar su paso por el Tenerife, como segundo de Solari, junto a futbolistas como Redondo o Dertycia, y ha entrenado también a conjuntos de la comunidad valenciana como Burjassot, Puzol o La Alcudia, y ha sido técnico de las categorías inferiores del Valencia.

En la actualidad disfrutaba de un año sabático como entrenador, dedicado a atender sus negocios en Valencia y comentar los partidos del Valencia en la cadena Punto Radio.

Rubén Ciraolo se definió como «más menottista que bilardista», aunque reconoció que eso es algo que depende también de la plantilla que disponga, y siempre con la intención de jugar bien al fútbol «porque esa es de la mejor forma para poder ganar los partidos».

El nuevo técnico ha firmado hasta final de temporada, con el objetivo de trabajar para dejarlo situado en la mejor posición posible, aunque no descartaba que se pueda ir haciendo un trabajo para desarrollar un proyecto a corto y medio plazo.

Tristes y apagados

Rubén Ciraolo ha mantenido un primer encuentro con los capitanes del equipo, «a los que he encontrado tristes y apagados, por lo que considero que a partir del primer entrenamiento habrá que trabajar el aspecto psicológico para recuperar a estos jugadores anímicamente», indicó.

José Antonio Duro, presidente del Villarrobledo, aceptó finalmente la dimisión del técnico tras reunirse con su junta directiva y analizar el mal juego del equipo en los últimos tiempos, que no había mejorado pese a las numerosas charlas mantenidas para tratar de cambiar la dinámica del equipo.

El presidente roblense precisó que «si esta dimisión no se hubiese producido, la directiva estaba dispuesta a intervenir para tratar de reconducir la situación».

Duro agradeció el trabajo del anterior entrenador, y destacó la constancia y el tesón de Ignacio Galindo al frente del Villarrobledo, aunque la mala racha de resultados hacía preciso dar un giro en el banquillo.

Honrado

Indico que «Galindo se marcha del club de manera honrada, honesta y digna, tras alcanzar un acuerdo a nivel económico, y aunque las cosas no han acabado saliéndole, esta experiencia le ha enriquecido para el futuro en su carrera como técnico».

Tras asumir la responsabilidad de la junta directiva que él preside en el actual fracaso deportivo del equipo, quería dejar claro que, a nivel técnico «el máximo responsable es el entrenador que es quien hace el equipo, pero como presidente del club y máximo mandatario de la entidad, también asumo la necesidad de dar un cambio total y absoluto a la trayectoria del equipo».

Desde hace varias temporadas el objetivo de José Antonio Duro era contar con Ciraolo como piedra básica en el proyecto de la entidad roblense, por ser un técnico que tiene conocimientos y experiencia suficiente.

Fotos

Vídeos