¿Debería peatonalizarse el Centro de Albacete?

El Ayuntamiento esperará a ver cómo funcionan las medidas previas, el PP lo rechaza si no cuenta con el beneplácito de los comerciantes, que reclaman el parking del Altozano

ELÍAS JIMÉNEZALBACETE

¿Debería peatonalizarse el Centro de Albacete? Se trata de un asunto escabroso que genera un encendido debate en la capital entre los partidarios de esta opción y los detractores, aunque con argumentos muy variopintos. La Verdad ha sondeado la opinión de los sectores implicados, en la que la peatonalización gana por goleada, aunque todos plantean sus condiciones.

Hay que recordar que el PSOE lo llevaba en su programa electoral del 2003 como una propuesta para elaborar un plan integral de peatonalización. Ahora, cuatro años después y a pocos meses de unos nuevos comicios municipales, los socialistas se muestran mucho más cautos.

El concejal de Movilidad Urbana, Rafael López Cabezuelo, aseguró ayer que sería «precipitado» aventurar ahora las calles que se pretende peatonalizar en el Centro, principalmente, la calle Ancha -por la que circulan cada día más de 13.000 automóviles-, aunque se podría hablar de otras céntricas vías, como Rosario o Gaona.

No obstante, sí que dejó entrever que la intención del Ayuntamiento es abordar la peatonalización, pero con condiciones y tras estudiar los resultados de las medidas previas como los aparcamientos subterráneos o el nuevo transporte urbano, «aunque no se habla de ninguna calle en concreto -aseguró-, sino que se habla de liberar al Centro de la llegada masiva de vehículos».

Sin duda el sector más beligerante con la posible peatonalización del Centro ha sido siempre el de los comerciantes, que tradicionalmente ofrecen una rotunda oposición, aunque no cierran la puerta, pero ponen como condición indispensable la construcción de un aparcamiento en la plaza del Altozano.

Así lo explicó Lorenzo López, presidente de la Federación de Comercio, que aseguró que si no se toman las medidas oportunas antes de abordar la peatonalización del Centro «quedaría desierto». Para los comerciantes, entre las medidas para paliar el «efecto» de la peatonalización en el Centro habría que buscar alternativas al tráfico «para evitar que se colapse» y abogó por un incremento de las infraestructuras «porque son malísimas para hacerlo peatonal y convertirlo en un centro comercial abierto de verdad».

Para ellos la solución pasaría no por hacer peatonal la calle Ancha, sino por un tratamiento similar al que tiene la calle del Rosario (entre Martínez Villena y Tinte), «aunque muy mejorado», y eliminando el aparcamiento a ambos lados.

El grupo municipal del PP mantiene una postura similar a la de los comerciantes, aunque dan un sí «con condiciones». De hecho, su portavoz, Llanos Navarro, aseguró que «el PP se niega a cualquier tipo de peatonalización que no cuente con el respaldo de los comerciantes y de los vecinos, porque de lo contrario no saldrá bien». Navarro incidió en la idea de que «si no se hace con mucho cuidado corremos el riesgo de dañar y mucho al comercio tradicional, del que viven miles de familias en Albacete». La portavoz popular también abogó por la construcción del aparcamiento del Altozano, «porque los consumidores buscan cercanía al lugar de compra».

Itinerarios peatonales

En cambio, el grupo municipal de IU se muestra completamente a favor de peatonalizar el centro de la ciudad, aunque no se conforma con eso sino que propone «itinerarios peatonales que permitan que los vecinos de los barrios periféricos puedan llegar al Centro», afirmó a la portavoz izquierdista, Rosario Gualda. La edil de IU abogó porque se aborde la peatonalización en los órganos competentes «que para eso se creó la Mesa de la Movilidad, que lleva años sin convocarse».

Gualda rechazó de plano el aparcamiento del Altozano, «porque es contrario a la filosofía que mantenemos, sacar los coches del Centro». A su juicio, si se construyera un aparcamiento en el Altozano se obtendría el efecto contrario, «llevar más coches al Centro» y consideró más que suficiente los dos aparcamientos subterráneos que se están construyendo. Una opinión similar mantuvo el presidente de la Federación de Vecinos, Francisco Hurtado, que admitió que será complicado «cerrar la vena principal de Albacete», en referencia a la calle Ancha. Pero para el presidente del movimiento vecinal albaceteño, una peatonalización del Centro sería buena «sobre todo para los comerciantes, aunque la rechacen, y para los consumidores porque la gente no va a comprar con el coche hasta la puerta del establecimiento como si fuera un McDonalds».

Consideró también que se debería plantear la peatonalización de la calle del Rosario, «que es una calle con mucho tránsito y que presenta un gran peligro». También rechazó la construcción de un aparcamiento en el Altozano, «el lugar más emblemático que tenemos en Albacete y que nos lo cargaríamos cuando a 200 metros tenemos otro aparcamiento».

También el presidente de los hosteleros, Cesáreo Ortega, destacó que en toda España se están peatonalizando los centros de las ciudades, «y realmente se ve que se puede peatonalizar». A su juicio, los coches son necesarios «pero Albacete es una ciudad que no necesita usarlo en todas las ocasiones».

Ortega destacó que con la mejora de los autobuses urbanos y con la construcción de los aparcamientos sería posible abordar la peatonalización. No tan optimista se mostró el presidente de la Asociación de Taxistas, Ramiro Gómez, que abogó por estudiar en profundidad la posible peatonalización antes de llevarla a efecto. El máximo responsable de los taxistas albaceteños sería bueno que el Centro quedara abierto para el transporte urbano y para el transporte de mercancías para abastecer a los comercios y a los establecimientos hosteleros.

A su juicio, el mayor peligro de la peatonalización radica en el tráfico en los accesos al Centro, «porque ya tenemos la experiencia caótica de la Navidad que se cerró la calle Ancha generando unos atascos enormes». Gómez consideró que con los nuevos aparcamientos subterráneos sería suficiente para evitar estos atascos «pero ahora hay que fomentar su utilización para que la gente no esté dando vueltas».

Solución al tráfico

También el presidente del Colegio de Arquitectos de Albacete, Juan Caballero, vio complicada una peatonalización del Centro, «al menos hasta que se solucione el problema del tráfico». Caballero consideró que la peatonalización «puede funcionar», pero para ello habría que seguir unas directrices «porque la competitividad entre los centros comerciales y el comercio tradicional es el tema de los aparcamientos». Por ello dijo que una solución sería buscar una alianza del pequeño y mediano comercio con los aparcamientos subterráneos con descuentos a través de las compras. El presidente de los arquitectos consideró que con los aparcamientos planteados en principio sería suficiente y abogó también por dejar un acceso abierto al transporte público «para el que no dispone de vehículo», al igual que para vehículos que abastezcan a comercios y establecimientos hosteleros. A su juicio, el sistema actual falla en la búsqueda de dar alternativas al tráfico que atraviesa el Centro, e insistió en que «se podría haber arreglado con las rondas que se proponían en nuestro modelo de estación ferroviaria, retranqueando las vías, cerrando las rondas de circunvalación».