El Alba deja malas sensaciones

Los malos resultados dejan a los de Ferrando en la zona baja Los refuerzos de invierno no terminan de llegar

JOSÉ LUIS ROYOALBACETE

El Albacete Balompié puso el miércoles punto y final a un año malo de solemnidad en el que el máximo logro ha sido no descender a Segunda División B, aunque viendo la trayectoria que lleva actualmente el conjunto de Ferrando, parece que el 2007 no va a ser muy diferente.

Los malos resultados y el mal juego son fruto de una planificación horrible que todavía puede tener arreglo si se acierta en el mercado de invierno, aunque viendo los resultados de los últimos años, no parece que sea la tabla a la que agarrarse para no terminar de hundirse.

El equipo se ha ido de vacaciones hasta el próximo 28 de diciembre dejando una muy mala sensación. No se gana en casa desde el 22 de octubre y la trayectoria fuera de casa también es paupérrima, lo que ha conducido a los manchegos a la zona baja de la tabla clasificatoria.

Desde pretemporada lleva Ferrando diciendo que el equipo está justo arriba y todavía no se tienen noticias de fichajes. El trabajo del equipo ha finalizado hasta la próxima semana y ahora deberá ser la dirección deportiva la que intente complacer las peticiones del club, porque está claro que se necesita un delantero como el agua.

Sin noticias de fichajes

El caso es que la difícil situación económica por la que atraviesa el club parece tener maniatados a los técnicos del club que no encuentran nada que mejore lo que hay. El caso es que en los últimos años el Alba no ha acertado con los refuerzos de invierno salvo algunas excepciones y ahora las opciones del mercado se antojan inalcanzables para el conjunto manchego.

El técnico no encuentra soluciones a la falta de gol de equipo porque los delanteros que ha utilizado hasta el momento no han hecho goles, aunque también es cierto que el técnico no ha realizado modificaciones técnicas para intentar solucionar este problema.

Pero no sólo es gol lo que le falta a este equipo. El gran inicio de temporada realizado por los manchegos hizo albergar esperanzas, pero con los malos resultados se han destapado las carencias de los de Ferrando. Problemas defensivos, errores infantiles tanto de los jugadores como del entrenador, unido a una alarmante falta de suerte, han servido como mezcla para que el equipo termine el año cerca de los puestos de descenso.

Lo peor de todo esto es que el equipo no termina de reaccionar y demuestra una grave falta de casta y compromiso que pude hacer que el año 2007 no sea precisamente un camino de rosas para un Albacete Balompié que está batiendo récords negativos en 2006 y que le ha llevado a ir perdiendo la confianza de una afición que está más que harta de ver cómo su equipo es una sombra de lo que era.