Rosa Díez: «El próximo capítulo de mi libro se titularía 'No vamos bien'»

La política socialista presentó ayer en el Ateneo su obra titulada 'Porque tengo hijos'

E. REALALBACETE

La política socialista Rosa Díez visitó, después de un año justo que hace de la última vez que estuvo en Albacete, la ciudad para presentar, en el Ateneo Albacetense, su libro Porque tengo hijos. «No es un libro de memorias, sino de la memoria, ni tampoco es un libro de historia, sino que cuenta historias» definió Díez.

El hilo conductor de esta obra son una serie de artículos publicados que han servido de análisis y que han apoyado la contextualización de la historia que ha vivido el País Vasco en los últimos años. El primer artículo, publicado en 1996, y que ha servido como punto de partida para este documento, se escribió bajo el título El final dialogado de los productos milagro. «Arranca en esa época, en los dos últimos años que gobernaron el Partido Socialista de Euskadi y el Partido Nacionalista Vasco y va haciendo un recorrido que pasa por los asesinatos que se reiniciaron después de la ruptura de la tregua, en el año 2000, el Plan Ibarretxe y el libro concluye con la declaración del alto el fuego de ETA, porque se publicó el pasado mes de junio», detalló.

El principio del fin

Tal y como manifestó esta socialista, que conoce de primera mano lo que se ha vivido y lo que se vive en el País Vasco, el objetivo de esta obra es «repasar lo que ocurrió para que no se cometan los mismos errores e insistir en lo que fue exitoso en la lucha por las libertades y en contra del terrorismo». Y lo más exitoso, destacó Díez, fue, sin lugar a dudas, el Pacto Por las Libertades y Contra el Terrorismo firmado entre el PP y el PSOE que se aprobó en diciembre de 2000 porque significó «el principio del fin de ETA».

La importancia de aquel acuerdo, subrayó, «era que se estaba diciendo a ETA que gobernara quien gobernara la política iba a ser claramente una política contra el terrorismo» y fue entonces, opinó esta política socialista «cuando se hizo perder la esperanza de ETA».

Fue a partir de entonces cuando se produjo otro momento de especial relevancia en la lucha contra el terrorismo, porque significó que «los ciudadanos empezamos a recuperar la confianza» de que la libertad en el País Vasco era posible.

Para esta política, el motivo fundamental por el que se decidió a escribir esta obra, que fue un encargo que le hicieron, tal y como reconoció, fue porque «no quiero que las nuevas generaciones repitan nuestra historia, es la gente de nuestra generación la que tiene que terminar esta tarea» porque la paz que hay hoy por hoy en el País Vasco «no es la paz que queremos», defendió. Díez fue más allá con esta afirmación, argumentando que «es verdad que no he conocido la guerra, pero nunca he vivido en libertad, porque la primera etapa de mi vida la viví bajo el franquismo y la segunda, bajo el nacionalismo vasco». Para Díez, «ETA es una organización totalitaria» a la que no es posible convencer para que deje de matar «porque no tiene nada que perder». Por todo ello, Rosa Díez planteó que, si añadiera en la segunda edición de su libro un nuevo capítulo, lo titularía No vamos bien. «ETA sigue estando débil pero en los dos últimos años ha recuperado la esperanza porque el PP y el PSOE están rotos y, de esa ruptura, siempre tendrán la confianza de sacar algo», dijo.