Albacete aplicará íntegramente la Ley de Grandes Ciudades antes de que acabe el año

La comisión especial tiene previsto definir este mes los reglamentos de los distritos y del consejo social Se están formando los responsables de las delegaciones del Ayuntamiento

ANA MARTÍNEZALBACETE
NUEVA DIVISIÓN. Imagen aérea de la ciudad de Albacete por la Fiesta del Árbol. / ESPARCIA/
NUEVA DIVISIÓN. Imagen aérea de la ciudad de Albacete por la Fiesta del Árbol. / ESPARCIA

La llegada del verano y la celebración de la Feria septembrina ha provocado un significativo parón al proceso de aplicación de la Ley 57/2003 de Medidas para la Modernización del Gobierno local, más conocida como Ley de Grandes Ciudades.

Desde que en febrero de este año y en sesión plenaria se aprobara sin consenso la división del término municipal en seis distritos, el equipo de Gobierno de Pérez Castell se ha dedicado a adaptar toda la estructura interna del Ayuntamiento a lo que establecer la normativa.

Lo que no ha avanzado nada desde hace siete meses es la definición de los contenidos de los seis distritos, que deberán tener sus propios reglamentos, documentos que tendrán que ser aprobados por el Pleno municipal.

El concejal de Hacienda e Interior, Antonio Martínez, explicó que la comisión especial creada para trabajar la aplicación de la Ley de Grandes Ciudades no se ha reunido desde el mes de mayo pasado debido a las vacaciones de verano y a la Feria, aunque «en este mes de octubre volveremos a convocarla para culminar los reglamentos de los distritos y del consejo social», una vez que, aseguró, los grupos políticos de la oposición ya cuentan con los respectivos borradores para poder realizar sus aportaciones y sugerencias.

Martínez explicó que se elaborará el mismo reglamento para los seis distritos en los que se dividirá la ciudad y que contendrá unas normas básicas para su funcionamiento. Entre ellas, deberá realizarse el nombramiento de un presidente de cada distrito, cargo que recaerá en los concejales del equipo de Gobierno. También delimitarán el ámbito territorial de actuación, el presupuesto con el que cuenta cada distrito y los proyectos de futuro a ejecutar, así como el número de vecinos de cada uno de ellos. Al contrario de lo que pueden opinar muchos ciudadanos, la aparición de estos distritos no eliminará la existencia de los barrios, sino que varios de ellos se agruparán bajo un mismo órgano que estará presidido por un concejal del Ayuntamiento.

División en distritos

La comisión especial decidió en su día dividir la ciudad en cinco distritos entre los que se repartirán los distintos barrios de la capital y un sexto que aglutinará a las pedanías, barrios rurales y urbanizaciones de la zona periurbana.

En concreto, los barrios Feria, Villacerrada, La Pajarita y Carretas-Huerta de Marzo, junto a la zona Centro, con aproximadamente unos 40.000 vecinos, pertenecerán al distrito 1; los barrios de Fátima, Franciscanos, Santa Teresa, Vereda, San Pedro Mortero y Pedro Lamata, que en su conjunto suman 43.200 vecinos, se agruparán en el distrito número 2; en torno a 11.000 vecinos de los barrios Hospital, Parque-Sur, Sepulcro-Bolera, Hermanos Falcó y Universidad pertenecerán al distrito 3, mientras que el número 4 aglutinará a los 33.700 vecinos de los barrios Cubas-Industria, San Antonio Abad, Polígono San Antón, La Estrella y La Milagrosa. El distrito número 5 se localizará en los barrios de El Pilar, Canal de María Cristina, Las Cañicas y San Pablo, que suman 30.200 vecinos; y el distrito 6 comprenderá la zona del extrarradio, así como las pedanías y barrios rurales de Abuzaderas, Los Anguijes, Argamasón, Campillo de las Doblas, Cerro Lobo, El Salobral, Tinajeros y Santa Ana. Para el concejal de Hacienda e Interior, los distritos tendrán «más fuerza» a la hora de hacer valer sus reivindicaciones, pues sus problemas «serán de mayor envergadura» y todos los barrios irán al unísono en sus peticiones y sugerencias. Sin embargo, la redistribución de la ciudad en distritos no afectará a nivel orgánico, pues todas las barriadas tendrán un centro social de referencia «mucho más grande».

Protagonismo vecinal

A juicio de Antonio Martínez, «la aparición de los distritos será muy importante para el movimiento vecinal, porque redistribuye la ciudad de una forma diferente para darle mayor protagonismo a los vecinos».

Una de las actuaciones más singulares contenidas en esta Ley de Grandes Ciudades es la apertura de oficinas municipales en los centros socioculturales de referencia de cada distrito que acercarán la administración local a los ciudadanos. En este sentido, Antonio Martínez indicó que, desde antes del verano, cuatro de los seis responsables de estas sucursales ya están recibiendo formación en el ámbito de las aplicaciones informáticas y sobre el funcionamiento del Ayuntamiento.

Las oficinas de distrito servirán para evitar desplazamientos hasta la Casa Consistorial a todos aquellos vecinos que quieran entregar documentación en el registro municipal. Con la aprobación definitiva de los dos reglamentos de los distritos y del Consejo Social de la Ciudad que se tiene que constituir, prevista para el mes de diciembre, Albacete ya estaría aplicando la Ley de Grandes Ciudades aprobada por el Gobierno estatal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos