La revolución de los microbios

Aspecto del auditorio cartagenero El Batel durante el I Foro Internacional de Microorganismos. / microbioma.es
Aspecto del auditorio cartagenero El Batel durante el I Foro Internacional de Microorganismos. / microbioma.es

Cartagena busca hueco entre los principales foros de investigación agrícola y dedica uno a un elemento antes denostado, pero que ya genera beneficios

G. S. F.

Las soluciones para el campo tienden a ser globales (llegan a más productores), pero también parten de elementos más pequeños. El microscopio en el laboratorio ha sustituido en gran parte a los cruces y pruebas que durante milenios han procurado lentos avances en la agricultura. En este marco se ha abierto, y con mucha fuerza, la puerta al uso de bacterias y hongos para mejorar las producciones. Solo el empleo de estos microorganismos en bioesmulantes, con los que mejorar las plantas, generará en 2025 un negocio de 4.000 millones de euros. Es exactamente el doble que ahora.

La mayor parte de ese mercado, el 42%, se centra en Europa. Pero además, los microorganismos se pueden emplear como fitosanitarios (contra plagas y enfermedades de las plantas) y fertilizantes (para mejorar su crecimiento). Curiosamente, las prácticas de agricultura intensiva han tendido a eliminar estos microbios del suelo o incluso de las plantas a través de sustancias como insecticidas y plaguicidas. «Hemos convertido el suelo en un sustrato y hemos reducido la fertilizad», apunta el consejero delegado de la compañía de investigación aplicada al sector agroalimentario Ideagro, Pedro Palazón. Sin embargo, los expertos atribuyen en la actualidad a estos organismos unicelulares un enorme potencial.

EN DATOS

4.000
millones de euros generará en 2025 el negocio de los bioestimulantes, el doble que ahora

El interés que ya suscitan para el sector agrícola se evidenció hace ahora un mes en Cartagena, con la celebración del Primer Foro Internacional de Microorganismos. El auditorio El Batel de esta ciudad reunión durante dos días a un millar de profesionales interesados en compartir «conocimientos en el novedoso mundo de los microorganismos», de acuerdo con sus organizadores: la firma de mercadotecnia agrícola ciezana Agromarketing y la citada Ideagro, con sede en Lorquí. Entre los asistentes, explican, se encontraban profesionales llegados de una decena de países, incluidos Estados Unidos, Alemania y Chile.

La UE prevé un cambio legislativo en 2020 que permitirá su uso como fertilizante

Además de los distintos usos que se están descubriendo de estos pequeños organismos como herramientas para el control de plagas y enfermedades, bioestimulantes y fertilizantes, en el sector también interesa conocer los aspectos legales que intervienen en su uso. Sobre este punto, Palazón explica que la Unión Europea prevé un cambio legislativo el año que viene que permitirá emplearlos como fertilizantes, algo que, por otra parte, en nuestro país ya es posible. «España ha ido por delante de Europa porque la agricultura intensiva va a aquí por delante», aclara el experto. Cuando el cambio llegue al conjunto del viejo continente, las empresas españolas podrán aprovechar su experiencia para vender a los otros países. El responsable de Ideagro explica que el uso de estos fertilizantes «es mucho más rápido y económico», respecto a los convencionales. En España también se están empleando microorganismos como fitosanitarios, lo que requiere de un proceso previo que sigue siendo lento y costoso, reconoce el experto.

Sobre estas cuestiones se espera avanzar el año que viene en la prevista segunda edición del Foro Internacional de Microorganismos, que sus responsables califican como «el mayor foro de investigación agrícola del año en la Región de Murcia y uno de los más importantes del país».