El principal puerto de exportación de animales vivos

Entrada de ganado en un buque en Cartagena. / Lv
Entrada de ganado en un buque en Cartagena. / Lv

La demanda de países musulmanes sitúa al embarcadero de mercancías de Cartagena a la cabeza de toda Europa en este tránsito

G. S. F.

Cerca de 50.000 animales recorrieron el mes pasado las pasarelas que unen periódicamente el muelle del puerto de Cartagena con los buques en los que embarcan rumbo a algún país de adscripción musulmana. Este movimiento ha convertido a la infraestructura en el primer puerto europeo en exportación de animales vivos. «Casi a diario hay algún buque para llevarlos a países árabes», explicó el pasado enero a este suplemento agrario el director general de la Autoridad Portuaria de Cartagena, Fermín Rol, que sitúa este tránsito a la cabeza de todo el continente. Un mes después, en febrero, el número de cabezas registradas se triplicó con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta llegar a los apuntados casi 50.000 ejemplares (47.136, para ser exactos).

En el conjunto de 2018 se contabilizó un movimiento de 577.767 cabezas. Es un 13% menos que las 668.732 del año récord anterior, pero un número en todo caso muy alto. Sobre todo si se tiene en cuenta que el grueso de todo ese tránsito son corderos, una especie de la que la Consejería de Agricultura y Ganadería registró algo menos de 600.000 cabezas en la Región de Murcia en 2017 (casi 70.000 cabezas menos que el número de animales vivos que salieron embarcados).

EN DATOS

577.767
cabezas de ganado se embarcaron en el puerto de Cartagena en 2018

Frente al escaso kilo y medio de carne de cordero por persona y año que se consume hoy día en España, en los países del Magreb (al norte de África), por ejemplo, se alcanzan cifras de en torno a diez kilos. Este dato revela parte del éxito de la exportación de este producto a Oriente y norte de África. Otra parte lo explica la ley islámica. La religión musulmana conoce al conjunto de prácticas que permite como halal, un término que suele asociarse a los alimentos que acepta. El Corán incluye en él la prohibición de comer la carne del animal que haya muerto de muerte natural, la sangre, la carne de cerdo y la del animal que se sacrifique en nombre de otro que Allah.

La consecuencia actual para la Región de Murcia es que la mayor parte de su producción de corderos ya se envía, vivos, a los países de tradición musulmana para ser sacrificados en destino de acuerdo con la 'sharia' (ley islámica). Nos está salvando la exportación, sobre todo a los países árabes», avanzaba hace dos años el ganadero Vicente Carrión, responsable de la organización agraria COAG Cartagena.

Aparte de ganado vacuno, con unas cuotas de exportación de animales vivos muy inferiores a las del ovino, el sector caprino también está teniendo cierto éxito enviando cabezas a países de mayoría musulmana, como Irán. Pero en este caso sus traslados comenzaron por avión, en 2016, y con el objetivo principal de llevar su crianza al destino para explotar su leche, y no para ser directamente sacrificados. Países como Libia, Sudán y Túnez se han interesado por adquirir cabras murciano-granadinas tras conocer la iniciativa iraní a través de las cadenas informativas en árabe. En el caso del puerto de Cartagena, explica su director general, «hubo algo de caprino, pero lo relevante es el ovino, sobre todo el cordero».