UNA POTENCIA EN GENERAR EMPLEO

FRANCISCO GIL RESPONSABLE DE RELACIONES LABORALES Y MEDIO AMBIENTE DE COAG

Si estudiamos los datos sobre los afiliados dados de alta en el Régimen Especial Agrario que nos ofrece el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social a fecha 31 de agosto de este año, podemos comprobar que la segunda comunidad autónoma española con mayor número de trabajadores en el sector agrícola es Murcia, tras Andalucía. Esta última comunidad autónoma, junto con Extremadura y relacionado con el Plan de Empleo Rural, representan el 66,5% de todos los trabajadores del sector en España. Por provincias, también Murcia es la segunda a nivel nacional, tras Sevilla y muy por delante de Valencia, por ejemplo, que genera 39.000 obreros del campo.

Una vez que descontamos esas dos comunidades autónomas, Murcia se encuentra a la cabeza en el número de empleados con 66.604 trabajadores, lo que equivale al 9,41%, prácticamente con el mismo número de trabajadores que suman Castilla-La Mancha, Aragón y Castilla y León, diecisiete provincias en total.

Si concretamos un poco más, cabe destacar igualmente la comparativa entre Murcia y Castilla-La Mancha, que cuenta con 32.424 trabajadores. La comunidad autónoma de la que procede el Trasvase Tajo-Segura suma la mitad de empleos que Murcia, pese a disponer de mucha más agua. Resulta, por tanto, como mínimo paradójico que se atribuya nuestra dimensión al agua que recibimos del Trasvase Tajo-Segura, cuando esas otras comunidades autónomas tienen mucha más agua y sin embargo su capacidad de generar empleo es mucho más reducida.

Si a esto le sumamos que en mayo de este año la Región de Murcia contaba con 86.159 trabajadores, la baja de casi veinte mil trabajadores en el Régimen Especial Agrario nos ofrece un descenso espectacular.

En el campo no cabe plantear un cambio de sector, sino que se trata de bajas registradas por el descenso de actividad. En este punto destaca que las campañas incrementan en unos cientos las cifras habituales de trabajadores. Una reducción como la que hemos registrado es mucho más significativa. Tanto, que en otras regiones y actividades por mucho menos se ha despertado la movilización social (véanse las recientes movilizaciones de los trabajadores de Navantia, en Cádiz, por 6.000 puestos de trabajo).

De todos estos datos cabe suponer la importancia que el sector agrario tiene para la economía, y más concretamente las familias, de la Región de Murcia y, pese a ello, la fragilidad de estos puestos de trabajo que tan directamente relacionados se encuentran con el agua.

Desde la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas de la Región de Murcia nos preguntamos qué criterios son los que pueden aplicar a la distribución de recursos esenciales, como el agua, por parte del Gobierno de España a partir de ahora. Porque si estos criterios obedecen a generación de riqueza y puestos de empleo, resulta evidente que se encuentra más que justificado que en nuestra tierra sigamos recibiendo aportaciones del Trasvase Tajo-Segura. Máxime cuando hemos demostrado no solo que aprovechamos mucho mejor ese bien tan valioso para nosotros, sino que en años como el pasado, con un aporte mínimo, fuimos capaces de mantener la actividad y seguir atendiendo la demanda nacional e internacional.

Siempre es necesario reivindicar la labor que desarrollan los agricultores murcianos, su buen hacer y la avanzada tecnología que aplicamos en la Región, hasta lograr colocarnos en segundo lugar del ranking de generación de empleo en nuestro país, con los escasos y frágiles recursos externos con que contamos. Todo ello a pesar de que Murcia es una provincia pequeña.

 

Fotos

Vídeos