Pedro Lozano Pastor: «En el mundo agro debemos cambiar un poco el chip»

Pedro Lozano Pastor. / Pablo García / Playroom360
Pedro Lozano Pastor. / Pablo García / Playroom360

Responsable de I+D de la empresa Verdimed

GINÉS SORIANO FORTE

Más allá de las investigaciones de aplicación agraria que desarrollan entidades públicas, como las universidades o el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (Cebas-CSIC) y el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agraria y Alimentario (Imida), cuyos trabajos se aprovechan en muchas empresas, algunas compañías ya cuentan con sus propios departamentos de innovación, como el que encabeza Pedro Lozano.

-¿Qué diferencias encuentra entre la investigación aplicada a la actividad agraria de origen privada y la pública?

-En principio esa diferencia no es mucha. Lo que ocurre es que nosotros tenemos una visión más de la empresa, y muchas veces a los centros de investigación y universidades no llega esa visión. Pero no es su culpa de esos centros de investigación y universidades, sino que es una responsabilidad compartida.

«A menudo las empresas solo ven a la universidad como proveedora de profesionales, pero no de conocimiento»

-¿Qué les falta?

-Falta que se dé la transferencia del conocimiento. Muchas veces, las Oficinas de Transferencias de Resultados de Investigación (OTRI) de las universidades no llegan ahí. Nosotros buscamos el conocimiento en centros de investigación y universidades, pero no solo en Murcia, sino que también nos movemos fuera, porque a veces encontramos fuera lo que buscamos y traemos conocimientos externos aquí.

-¿Salen fuera a buscar lo que las universidades más próximas no os ofrecen?

-Una OTRI con un grupo de investigación con nuevo sistema de hidroponía, por ejemplo, se dedica a buscar empresas a las que le pueda servir. Pueden no encontrarla. Como comentaba recientemente con una catedrática de la UPCT, el problema hoy en día es que la empresa mira poco a la universidad, a la que ve solo como una proveedora de profesionales, pero también es proveedora de conocimiento, y están haciendo cosas muy importantes.

-¿Cómo se puede arreglar?

-Ahora mismo lo veo muy difícil. Debemos cambiar un poco el chip en el mundo agro. Yo soy un 'rara avis' en este sector, donde soy casi el único en Murcia. O al menos hay muy pocos responsables de innovación, de I+D, en el sector.

-¿Se refiere a productoras y exportadoras agrarias?

-Sí. Dentro del sector agro, en las empresas de semillas, por ejemplo, sí se dedican muchos esfuerzos a la investigación.

-¿Les falta conciencia en ciencia en las empresas?

-Sí, pero también es verdad que en Proexport [la Asociación de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas de la Región de Murcia], por ejemplo, últimamente se van haciendo bastantes cosas, hay una actitud de cambio, y en unos años se va a cambiar.

-¿Qué papel tiene la Administración en todo esto?

-Por una parte está la Administración regional y por otra la Unión Europea. Nosotros participamos de forma muy activa con los consorcios de investigación que se forman de ámbito europeo. En cuanto a la regional, depende de los fondos que tenga, pero también podría servir de enlace con los centros de investigación que hay por las inmediaciones.

-¿Esa labor falta a día de hoy?

-Se hace, pero se podría hacer más esfuerzo.

-¿Cómo?

-Dando a conocer las actividades que hacen los centros de investigación o haciendo foros, por ejemplo. Porque oficinas de investigación ya tienen y hay fondos que tienen que vienen de Europa. Quizá no tengan la disposición de inyectar dinero porque lo hacen a grupos operativos, que son unos grupos de innovación, por ejemplo. Nosotros tenemos uno para acelerar la degradación de bioclásticos, donde el conocimiento lo genera el Imida. En un alto porcentaje su dinero viene de fuera

-El ejemplo de ese proyecto con el Imida suena bien, ¿lo que persiguen es que haya más como él?

-Sí, es verdad que ha salido otra nueva convocatoria, pero han reducido el presupuesto.

-¿Resulta inviable que la empresa acometa de forma independiente su propia investigación?

-Es totalmente inviable. Lo que debe hacer la empresa es sobre todo procurar que se haga bien la transferencia de conocimiento. Nosotros hacemos investigación, pero tenemos que ver bien el coste beneficio. La empresa lo que tiene que hacer es gestionar bien el conocimiento, y si tiene que salir a otros países lo hace, porque eso nos va a dar una ventaja competitiva.

-¿Quiere decir que o se es una compañía muy grande, y por tanto con muchos recursos para investigar, o se tira de proyectos públicos?

-Claro, así lo que se hace es reducir mucho el riesgo económico que pueda haber.

-¿En qué nivel estamos de investigación en las empresas de la región?

-El nivel ahora mismo es muy bajo. Todavía seguimos con la idea esa de que inventen otros. Y tenemos que ser conscientes de que la investigación nos tiene que hacer más competitivos. Es lo que nos permite poder diferenciarnos, porque hay países emergentes que nos soplan el cogote. Pero es una responsabilidad compartida, tanto a nivel público como privado.

-¿Es más cuestión de necesidad de concienciación que de falta de fondos?

-Sí, es más cuestión de concienciación.

-¿Puede contar algún ejemplo de colaboración que tengan en marcha?

-A nivel de empresa no te puedo hablar de ninguno, lo tengo prohibido.

-Pues entonces, ¿cómo sería un proyecto tipo ideal donde se actúe bien?

-Ahora mismo consistiría en seguir la línea establecida por el programa Horizon 2020 de la Unión Europea, en el que generalmente un 70% de la financiación lo pone la UE y un 30% la empresa, aunque estos porcentajes varían dependiendo del tamaño de la empresa. Aquí al final lo importante es que tú en este tipo de proyectos trabajas, por ejemplo, con una universidad finlandesa y con un centro de investigación danés y te traes conocimiento que en la Región no está disponible. Es gestión del conocimiento. Si tenemos idea de la importancia de la buena gestión del conocimiento, lo que en la UE se denomina la Europa del conocimiento. Ahí gana la empresa y gana también el centro de investigación, ahí ganamos todos.

-¿Qué necesitan sobre todo?

-Hay que aumentar la conciencia de la necesidad de invertir en investigación y de lo importante que es para el campo. Porque al final, en agricultura, el 99% es ciencia y solo el 1% es trabajo. Cuando digo que el 99% es ciencia me refiero a las casas de semillas, a las casas de productos fitosanitarios, que tienen departamentos de investigación bastante importantes. Piensa también en nosotros, en las empresas. Hay mucha ciencia en la agricultura y al final un pequeño porcentaje es trabajo. Ese pequeño porcentaje es la siembra, la manipulación, el envasado... pero hay mucha ciencia en la agricultura. Eso que se dice de que hay más ciencia detrás de un tomate que en un iPhone muchas veces es verdad.

Conviene saber

Antes de dirigir la innovación de Verdimed, que factura más de 20 millones, donde lleva dos años, Lozano estudió Nutrición en la Universidad Católica de Murcia (UCAM) y un máster en Ciencia y Tecnología de Alimentos en la Universidad Miguel Hernández de Elche.

 

Fotos

Vídeos