Juan Garrigós Martínez: de la Vespa a referente en fitosanitarios

Juan Garrigós Martínez: de la Vespa a referente en fitosanitarios
CEDIDA POR LA FAMILIA GARRIGÓS

GINÉS S. FORTE

La Región de Murcia es «una potencia mundial de la maquinaria agrícola fitosanitaria». Juan Garrigós Muñoz, directivo de una empresa del sector con base en Librilla, cita esta frase contenida en un obituario dedicado a su abuelo, Juan Garrigós Martínez, fallecido hace ahora doce meses, a los 85 años. La misma pieza periodística, publicada entonces en una revista nacional especializada en maquinaria agrícola, lo recuerda como «un referente y pionero del sector agrícola fitosanitario en España».

Su nieto relata que, en los años 60, Garrigós Martínez «aprendió mucho viajando constantemente a la cuna de la pulverización fitosanitaria», que sitúa en Italia. Tan en serio se tomó su trabajo, rememora, que aprendió italiano por su cuenta y creó un departamento de I+D para mejorar sus productos «cuando apenas nadie lo hacía en el sector». Garrigós Muñoz añade que incluso «se mantuvo hasta el fin de sus días formado en las últimas novedades técnicas que incorporaban los nuevos modelos de maquinaria». Su inquietud por estar al día le llevó en 2009, con 74 años, a crear un blog personal en internet, tras adquirir las habilidades informáticas necesarias.

La relación de Juan Garrigós Martínez con la mecánica se fraguó décadas antes, a inicios de los años 50. En aquellos años estuvo trabajando para la compañía Vespa España. Tenía tanto «carisma y presencia», apunta otro de sus nietos, Cayetano Garrigós (primo del anterior y también ejecutivo en el sector), «que a menudo, cuando viajaba, era confundido por los clientes como parte de la gerencia, cuando apenas ejercía las labores de comercial». Este hecho, precisa, «no agradaba a sus superiores». Aun así, alcanzó el cargo de director comercial del Levante para esa compañía. Sobre esa época, su obituario añade que el puesto en Vespa España le dio la oportunidad de conocer a numerosos clientes, «hacer grandes amigos y finalmente pasar a la dirección comercial de la empresa pionera en España de producción de maquinaria agrícola: Conesa».

Con 40 años, el pionero de los fitosanitarios agrícolas decidió volar solo y fundó la marca Alko y posteriormente, en 1976, la empresa Gaysa (Garrigós y Almadro). Con el tiempo, esta firma «se convirtió en una de las empresas de pulverizadores más importantes del país». No fue la única. También estuvo detrás de la creación de Atasa, Gama, Inver y Familia Garrigós. Este grupo empresarial, conocido como FG, facturó el año pasado en torno a 15 millones de euros y exportó a más de 30 países.