La Verdad

Lorca, 12 may (EFE).- El político del PP Fulgencio Gil Jódar ha sido investido alcalde de Lorca, el sexto del período democrático, en un pleno extraordinario en el que ha recibido el bastón de mando de su antecesor en el cargo, su tío carnal Francisco Jódar, que dimitió hace una semana al ser nombrado consejero de Agricultura y Agua del Gobierno de Murcia.

"Lorca es mi vida" ha dicho durante su discurso de investidura, celebrado en el patio del palacio barroco de Guevara tras jurar el cargo ante unos 350 invitados, entre ellos el presidente de Murcia, el también lorquino Fernando López Miras, senadores como Pilar Barreriro y ex alcaldes como José Antonio Gallego, Leoncio Collado o José María Campoy.

Gil, de 45 años, ha dicho que no contempla mayor honor que ser alcalde de su ciudad y ha afirmado que el de hoy es "el día más feliz" de su vida, al tiempo que se ha comprometido a ganarse "la confianza de los 93.513 lorquinos", a cuyas "órdenes" se ha puesto, algo que ha considerado "un reto y una responsabilidad" a partes iguales.

Las primeras palabras de su discurso, y las únicas en las que la emoción ha interrumpido la alocución del nuevo alcalde, han servido para rendir homenaje al regidor saliente, al que ha considerado "un referente, una guía y un ejemplo" para él.

Por eso se ha comprometido a continuar la senda emprendida por Jódar durante sus diez años en la alcaldía y ha anunciado su decisión de culminar "el proceso de construcción de la Nueva Lorca" que el ex alcalde emprendió tras los terremotos de 2011 de los que ayer se cumplieron seis años.

Ese proyecto "consiste en conseguir una de las ciudades más modernas de España.", ha dicho el primer edil, que ha señalado que con el impulso y la colaboración de los gobiernos central y autonómico "esta inversión histórica va a ser la palanca de impulso de nuestra economía y nuestros sectores primario, industrial, comercial y turístico" en todos los aspectos.

También se ha puesto por delante seguir mejorando el estado de las cuentas municipales, algo que está costando "sangre, sudor y lágrimas" al equipo de Gobierno y ha anunciado que trabajará para conseguir "bajadas de impuestos que dinamicen el consumo, la inversión y la creación de empleo".

En su discurso también ha tenido una mención expresa a las 39 pedanías de la ciudad, a las que ha comprometido "habilitar partidas económicas para realizar las inversiones necesarias" después de que en los años transcurridos tras los terremotos el grueso de la inversión se haya destinado al casco urbano.

Fulgencio Gil ha ofrecido a la oposición (PSOE, IU y C's) "lealtad, respeto y diálogo" durante los 25 meses que restan de legislatura, al tiempo que ha afirmado que ninguno de los concejales de la corporación municipal puede fallar a los lorquinos "que esperan de nosotros que discrepemos, que contrastemos ideas y proyectos, pero que nos respetemos".

El nuevo alcalde ha dicho que será "reivindicativo" con los Gobiernos de España y Murcia y en una referencia al consejero Jódar y al consejero de Fomento, Pedro Rivera, les ha pedido respectivamente "agua" y "AVE soterrado y Corredor Mediterráneo".

Durante la sesión ha tomado posesión de su cargo como concejal del PP Javier Pelegrín, que ocupó el puesto número 14 en la candidatura del PP a las elecciones municipales y que ha accedido al acta de concejal al avanzar la lista.

Fulgencio Gil, ha estado arropado en el pleno por su familia, su mujer la abogada Ana Taboada Gago y sus tres hijos, Jerónimo, Claudia y María Jesús, además de por sus padres y hermanos.

El político del PP que hasta ahora compatibilizaba su cargo de edil sin sueldo en Lorca con el de senador, para el que fue elegido en los comicios generales de 2015 y 2016 renunciará a su credencial en la Cámara Alta.

La próxima semana anunciará el reparto de competencias entre los miembros de su equipo de Gobierno.