La Corporación avala al edil de Seguridad en el conflicto laboral con la Policía Local

El PP ve rechazada su moción de reprobación por los trece votos del Partido Independiente, PSOE, Ciudadanos e IU

S. SÁNCHEZ

La Corporación municipal de Torre Pacheco, reunida ayer en sesión extraordinaria, rechazó la moción presentada por el grupo popular en la que proponía una reprobación para el concejal de Hacienda, Carlos López, y la supresión de sus responsabilidades como edil de Seguridad Ciudadana a Juan Salvador Sánchez, en relación con sus actuaciones políticas en el marco del conflicto laboral que en los últimos meses enfrenta al gobierno local (Independientes y PSOE) y a los sindicatos de la policía local.

Los populares habían formulado esta iniciativa al entender que la gestión de ambos concejales socialistas de gobierno «vulnera los derechos fundamentales de la Policía Local» y ha creado una situación «insostenible, por el impago de las horas extras pendientes a los agentes y la falta de negociación con el colectivo».

Sin embargo, los argumentos esgrimidos en el Pleno por la portavoz popular, Josefina Marín, se encontraron con el rechazo de los otros partidos con representación en la Corporación: Partido Independiente, PSOE, Ciudadanos e Izquierda Unida. El resultado de la votación fue de ocho votos a favor de la moción (PP) y trece en contra (resto de grupos).

Aunque el debate transcurrió más como una evaluación política de la acción del gobierno local después de dos años de su acceso al poder (noviembre de 2015, tras una moción de censura contra la alcaldesa Marín), quedó claro que el PP y el resto de grupos municipales discrepan abiertamente sobre la gestión de los ediles Sánchez y López en la disputa laboral con los sindicatos policiales.

Cambio de responsabilidades

Así, la portavoz del PP reiteró que «Sánchez no es un interlocutor válido para dialogar con la Policía Local, como lo demuestran los escritos de los sindicatos en los que se pone de manifiesto el trato que han recibido de este concejal». Por ello, pidió que el alcalde «le cambie de responsabilidad porque, además, ha dejado la negociación en manos del oficial de policía local». Sobre López dijo que «no es de recibo que haya publicado en la web municipal solo los datos interesados que a él le convienen en relación con los agentes». De esta forma, concluyó, «ha puesto a la Policía a los pies de los caballos frente a los ciudadanos con el objetivo de hacerles quedar mal y esto no debe ser así».

Tanto Juan Salvador Sánchez como Carlos López se defendieron de las acusaciones de Marín con alusiones a la «responsabilidad, transparencia y defensa de los intereses municipales» por parte del gobierno local. El concejal de Seguridad Ciudadana insistió en que durante todo el proceso de diálogo con los sindicatos policiales ha estado «abierto y receptivo, pero siempre dentro del marco legal y la premisa de la gestión eficiente de los recursos». En ese sentido, recordó que «existen informes jurídicos y de la intervención municipal, actuales y de hace años, que rechazan las pretensiones económicas de los sindicatos». Asimismo, subrayó que existe «un borrador de acuerdo de condiciones laborales que se está informando por los técnicos municipales antes de llevarlo al dictamen de la comisión correspondiente».

Por su parte, López señaló que los expedientes existentes en el portal de la transparencia «no tienen pretensión alguna de dejar a nadie en evidencia». Se colgaron, añadió, «para ofrecer toda la información necesaria del proceso de negociación a cualquier ciudadano».

Las intervenciones de los ediles de IU, Francisco Ramón Martínez, y de Cs, Rubén Tardido, fueron similares. Además de rechazar los argumentos expuestos por el PP, en el sentido de que «no hay motivos para separar de sus funciones al edil de Seguridad Ciudadana y reprobar al de Hacienda porque haya diferencias en la negociación con los sindicatos policiales», cuestionaron la oportunidad de convocar un pleno extraordinario para esta iniciativa.

«A una sesión ordinaria»

En la misma línea intervino el regidor, Antonio León, para manifestar que «se podía haber incluido en una sesión ordinaria». Sobre el procedimiento de convocatoria de Pleno ordinaria, León quiso matizar que la sesión no la convocó él «por no creerlo necesario», de modo que al pedirlo los ocho ediles del Partido Popular, «más de la cuarta parte de los concejales, quedó convocado automáticamente para esta fecha».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos