Cuando la oscuridad ilumina

Tallent cuenta la historia de una adolescente de quien abusa su padre

J. ERNESTO AYALA-DIP

Desde hace un tiempo, no sé si por casualidad, me he encontrado con novelas donde el nudo de sus argumentos hace referencia a los abusos sexuales a niños (sobre todo, a niñas) cometidos en el seno de sus propias familias. O dicho directamente, cometidos por sus progenitores varones. Y abuelos, que también. Si el lector ha tenido oportunidad de leer 'Charlotte', del escritor francés David Foenkinos, habrá observado que el abuso que sufre la pintora judía-alemana Charlotte Salomon por parte de su abuelo, ocurrió en los años cuarenta del siglo pasado. Esto sucedió siempre, solo que parece que la novela ha decidido romper el tabú. De la misma manera que comienza a hacerlo ahora la Iglesia, sabiendo que esos abusos también datan de hace muchos, muchos años.

En esta línea transcurre la primera novela del norteamericano Gabriel Tallent, 'Darling'. Turtle Alveston es una adolescente de catorce años que vive con su padre, Martin. Este es un tipo bastante rudo, lector muy selectivo, antiguo hippy reciclado y con una tara que lo lleva a desconfiar de su presente y su entorno humano. Martin está convencido de que el fin del planeta es ineludible, dada la voracidad del capitalismo y de la idea del progreso. Martin vive con su hija y ha creado en ella una situación de dependencia rayana en la patología. Ambos viven en los alrededores de Mendocino, un pequeño pueblo costero de California. La madre de Turtle se ha suicidado. Darling, que es como llama su padre a la protagonista, apenas va al colegio, circunstancia en la que el padre tiene gran influencia de que así sea, dada la desconfianza que Martin insufla a su hija respeto a los estudios reglados. Así la niña tiene más tiempo para andar sola por los bosques de Mendocino o frecuentar los acantilados de la zona. También tiene más tiempo para cuidar sus armas y practicar su uso. Algún día podrían serle útiles. Un día conoce a unos chicos y eso redunda en conflictos con Martin. Así sabemos que el padre necesita a su hija para él solo. Así sabemos que abusa de ella. Darling ha interiorizado esta terrible situación como lo mejor para ella, aunque sabe que algún día tendrá que tomar alguna decisión.

En 'Darling' importa mucho el tratamiento estilístico. Importan el ritmo, el uso de la escritura para describir los paisajes que nunca son solo escenarios para llenar líneas en la novela. Gabriel Tallen expone desde la ficción un modelo perverso de dominio. Y esa atmosfera de miedo que al final ilumina la oscura existencia de Turtle.

Temas

Libro