La nueva novela de Modiano

El ganador del Nobel en 2014 siempre escribe la historia que necesitamos leer

J. ERNESTO AYALA-DIP

Nadie puede poner en duda el lugar de clásico contemporáneo que ya ocupa Patrick Modiano en la literatura francesa. Por eso le otorgaron el Nobel. Probablemente pocos narradores han sabido extraer conclusiones éticas y estéticas de la posguerra francesa, incluso del papel de buena parte de su población durante la guerra. Si alguna conclusión se puede sacar, entre muchas, de la lectura de sus novelas más emblemáticas es la conjunción casi milagrosa de compromiso y estatura literaria. No habría más que leer 'Calle de las tiendas oscuras' o 'Los bulevares periféricos', incluso su aportación a ese rotundo testimonio humano que es 'Lacombe Lucien', la película de Louis Malle, para acabar reconociendo su profundo sentido de la obligación artística respecto a los más dolorosos trances de la historia del siglo XX. Y no nos olvidemos de Dora Bruder, un relato-documento sobre la ocupación nazi en París, una turbadora manera de desempolvar una vergüenza colectiva.

'Recuerdos durmientes' fue escrita después de que se le concediera el premio Nobel, en 2014. Una novela breve, no menos turbadora que otras suyas, insistiendo hasta un infinito milagroso en la descripción del París de los años posteriores a la Ocupación, hasta llegar a los sesenta. Casi exactamente cuando el autor tenía 20 años. El escenario es el mismo: París, calles con locales, bares u hoteles que hoy ya no existen. Entre ese atrezzo, la vida de algunos personajes casi fantasmales, entrevistos como entre brumas. En esta historia absolutamente modianesca, surgen como de la nada algunas mujeres, las mujeres que queriendo o sin querer, terminaron dando sustancia humana al autor francés. La contundencia de Patrick Modiano siempre es lírica, impacta en el centro de nuestro corazón sin que nunca el cerebro pierda de vista la operación que mantendrá intacta para siempre. El autor de 'Un pedigrí' siempre escribe la historia que necesitamos leer. Las noticias que nos trae de la vida van pegadas a una tristeza difusa, no siempre hiriente.

Patrick Modiano no siente ningún reparo en contarnos la misma historia. Porque en el fondo todas las historias de los seres humanos son las mismas. Solo importan los matices, los huecos a los que no llega ninguna luz. O las aristas, los puntos de vista. Patrick Modiano es como un detective de París. Incansable en su búsqueda del culpable de un crimen nunca demasiado claro. Los narradores de Modiano toman nota, memorizan y con los años vuelven al sitio de alguna culpa indescifrable. Inagotable la felicidad de leer a Modiano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos