Un José Luis Téllez antológico

Toda la sabiduría de un musicólogo que a tantos introdujo en la clásica con su programa de radio

J. ERNESTO AYALA-DIP

Me gustaría compartir con el lector de 'Ababol' la inmensa alegría que me produjo ver un libro firmado por José Luis Téllez. Ahora haré como si algunos lectores, fundamentalmente no melómanos, no supieran quién es. En los años 80, en Radio Nacional de España (RNE), había un programa de música clásica que se titulaba 'A contraluz'. Comenzaba alrededor de las 11 de la noche y duraba hasta cuando ya no podías más de sueño. Obviamente el programa no era apto para gente con horarios fijos, pero sí para trabajadores freelance, como un servidor. De todos modos, se grababa y quien quisiera escucharlo lo podía hacer a una hora bastante menos intempestiva. Lo dirigían José Luis Téllez y Olga Barrio. El programa se desmontó porque Téllez osó criticar en antena la participación de España en la OTAN. En un partido como el que codirigía un Rasputín de turno llamado Alfonso Guerra, el que se movía no salía en la foto. Así se nos negó en un abrir y cerrar de ojos uno de los programas de música clásica más relevantes y heterodoxos que se habían hecho nunca en una radio pública. El tándem que formaban Téllez y Barrio era impagable. Amplios conocimientos, filin, sentido del humor. Para redondear el programa, tenía una sintonía que todavía hoy suena en mi memoria. Escuchar la voz de Olga Barrio anunciando las piezas que ambos iban desgranando hasta altas horas de la madrugada fue uno de los regalos mayores de una radio pública en nuestro país que se nos pudo hacer.

Infinito

Ahora tenemos la felicidad de tener en nuestras manos todo su enciclopédico saber musical. Se trata de 'Música reservata'. Los textos aquí reunidos fueron escritos para otro programa de referencia en Radio Clásica de RNE, 'Música reservata', y también para la revista 'Scherzo'. El repertorio de autores es casi infinito. Su contenido lo sitúa como un libro de cabecera para aquellos a quienes nos gustan la música y los contextos sociales y estéticos en que los grandes movimientos musicales y los grandes creadores se desarrollaron.

Otra alegría: vuelvo a encontrar un artículo que había leído hace ya tiempo en 'Scherzo'. Se trata de 'Qué es clásico'. Por él supe de la existencia de unas afirmaciones de Stravinski hechas en 1934 sobre la música de Verdi. El ruso hacía una disección de la música de Verdi enormemente elogiosa, incluso a veces a costa de la de Wagner. En ese momento es cuando interviene Téllez para poner las cosas en su lugar. Verdi es mucho Verdi, pero Wagner también es mucho Wagner.

Temas

Libro