La idiocia del estado del bienestar

Una hermosa mujer desata la pasión, la mitología griega y las leyendas milenarias turcas

ANTONIO ORTEGA

El premio Nobel de Literatura 2006, Orhan Pamuk (Estambul, 1952), vuelve con 'La mujer del pelo rojo' a su querida geografía narrativa, Estambul, desde cuyas raíces en los barrios populares de la populosa ciudad ha ido tejiendo la lenta evolución del pueblo turco hacia la modernidad, el abandono paulatino hasta casi el olvido de su cultura legendaria y el recibimiento ominoso del nuevo mundo capitalista de los nuevos ricos. Ni las leyendas ancestrales ni las fábulas de advertencia de Pamuk ni la pragmática y ciega política siempre en beneficio del poder económico, son suficientes avisos para el ciudadano de a pie que vive obnubilado por la idiocia del estado de bienestar.

Tampoco la historia reciente de Turquía ha favorecido la liberación de los grilletes del poder militar o ideológico-religioso como para poder pensar con libertad o espíritu crítico.

Es así que nuestro protagonista, el joven Cem Bey, abandonado por su padre, ha de sobrevivir en la Turquía finisecular. Su aprendizaje en los primeros oficios lo convierte en un adulto con robusta cultura y espíritu crítico. En la vieja farmacia 'Hayat' de su padre, en la librería Deniz, en el barrio de Besiktas de Gebze, y en su nuevo trabajo como ayudante del pocero MahmutUsta, un respetado constructor de pozos de agua que lo trata como un padre, son bagaje importante para emprender su periplo vital. Las fabulosas noches de Ongarem, donde cavan un pozo para un rico empresario, son acicate más que suficiente para llevar sus penas de hijo sin padre al ancho mundo de las leyendas, como la de Rostam y su hijo Sohrab, la tragedia descrita en el 'Shahnameh' o 'Libro de los Reyes' del poeta persa Ferdousi o en la literatura clásica el mito funesto de Edipo y su padre en 'Edipo Rey', de Sófocles, que atizan la llama viva de Cem Bey de la ausencia del padre.

Incierto camino

Definitivamente, una noche que va con el patrón MahmutUsta a la ciudad de Ongarem se queda admirado de la belleza, la luminosidad y la delicadeza de una hermosa mujer de pelo rojo. Ahí empieza la historia de amor de Cem, que tanto marcará su incierto camino.

El destino está por escribir, pero la amada, el padre, el maestro, la madre, el pueblo que le rodea, todos esperan mucho de Cem. Acaso sería una traición fracasar.

Una enorme novela, muy bien escrita, cuidada, profunda. Como no puede ser de otra forma, del autor de 'El castillo blanco' o 'El museo de la inocencia'. De un excelente conocedor de la cultura turca y de las grutas insondables que esconde el ser humano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos