Historias sobre lo divino y lo humano

ANDRÉS MONTANER BUENO

El avezado periodista murciano Pedro Soler nos relata en su libro 'Cuatro historias increíbles' acontecimientos, de muy diferente índole, que se desarrollaron en la Murcia de los siglos XVIII y XIX. Lo primero que nos sorprende del texto es que es fácil de leer, ya que el lector desde el primer momento se siente atraído por las historias que se cuentan, a pesar de que son fruto de un arduo trabajo de investigación histórica realizada no sólo en el Archivo Municipal de Murcia, sino también en otras hemerotecas, tal como podemos constatar por la alusión que se hace en diversos pasajes del libro a fuentes foráneas a Murcia. El libro está escrito con tal claridad, propia de la larga trayectoria profesional de su autor, que transforma documentos originales, áridos y difícilmente legibles en la actualidad, en un relato vivo, actual que alienta nuestra curiosidad y que nos permite conocer la idiosincrasia de la sociedad murciana de los siglos XVIII y XIX.

Las historias que se nos cuentan son muy diferentes entre sí, tanto por el conocimiento que se tenía de ellas como por su contenido. La historia en la que se nos relatan las andanzas del bandolero conocido como Jaime Alfonso 'El Barbudo' y la que nos narra el crimen perpetrado en la hospedería conocida como 'La Perla Murciana' y su posterior juicio son muy conocidas y nos describen acontecimientos sangrientos. Por el contrario, el relato en que se nos informa del proceso instruido para determinar si se trataba de un milagro un acontecimiento ocurrido en un convento de la villa de Mula y el relato que trata de las múltiples apariciones divinas que tuvo una religiosa de Santa Clara del convento de Murcia son inéditos y su temática podemos decir que se relaciona con temas 'divinos'.

A través de la lectura de estas historias podemos saber cómo se vivía en la época. No resultaba extraño en esos tiempos, lo que actualmente parece atroz e impensable, que un bandido como Jaime Alfonso después de ser ejecutado, fuera frito y se esparcieran sus restos por aquellos lugares en los que había realizado sus principales fechorías. También se da a conocer cómo la ciudad de Murcia se interesa enormemente por los acontecimientos ocurridos en la hospedería, abarrotando tanto el lugar del juicio como posteriormente el acto de ejecución de Josefa, y cómo esa muchedumbre solicita el indulto de la presa al observar su arrepentimiento y el cariño que profiere a sus hijos.

En definitiva, estamos ante un excelente libro, fruto de una ardua investigación histórica, que es entretenido y que de forma amena nos traslada a la Murcia de la época con referencia explícita a famosos lugares de la capital murciana por los que podemos pasear actualmente.

 

Fotos

Vídeos