Autoras olvidadas de la novela negra

Lona Guíu, una 'detectiva' enfrentada al machismo de los ochenta

ANA BALLABRIGA

Cuando hablamos de los inicios de la novela negra española nos vienen a la mente nombres como Manuel Vázquez Montalbán, Juan Madrid o Andreu Martín. Sin embargo, entre tanto nombre masculino existían escritoras, pioneras también, que dieron forma a novelas merecedoras de tener un espacio dentro de la historia de las letras españolas. En su momento, lo tuvieron a medias. Si excluimos a Lourdes Ortiz, la primera autora que se sumergió en el género allá por el año 1979, la mayoría de las que vinieron después y hasta la década de los noventa, escribieron en catalán y no fueron traducidas. Hay que decir que en Cataluña gozaron de bastante éxito, como es el caso que nos ocupa. Pero con el tiempo, sus nombres se olvidaron a la hora de establecer antologías y resultaba más sencillo decir que no había mujeres escritoras de negra que desempolvar las librerías y devolver a la actualidad a aquellas a las que no debería de haberse olvidado.

La editorial Versátil, con el editor Sergio Vera a la cabeza, se ha encargado de buscar a aquellas «damas» de la negra (hágase notar la fineza con la que se trata a las escritoras). La serie Pioneras se abre con este libro, 'Estudio en lila', de Maria Antònia Oliver, una novela protagonizada por la detectiva (así se hace llamar la protagonista) Lonia Guiu quien, además de enfrentarse a dos casos, uno de una adolescente desaparecida y embarazada como resultado de una violación y otro relacionado con la falsificación de obras de arte, tendrá que hacerlo también con el machismo de la época. Estamos hablando de los años ochenta, podríamos hablar de ahora mismo. La vigencia del texto de Maria Antònia Oliver es máxima. Entre sus páginas descubriremos situaciones y casos que nos harán pestañear dos veces porque no sabemos si lo que leemos pertenece al pasado o lo acabamos de escuchar en las noticias.

Si algo diferencia la literatura negra de mujeres de esa época de la de sus coetáneos varones es la variedad de personajes femeninos que ellas presentan y qué suponía ser mujer en aquella época. Los autores, por el contrario, muy vehementes con la lucha de clases, la crítica política y la moral de la clase burguesa, no se identificaban con la lucha por la igualdad de género. Así, en muchos de estos libros, el rol de la mujer quedaba marcado por su atractivo sexual (si no lo tenía, se habría la veda para ridiculizar a la pobre hembra poco apetecible) y casi todas las féminas cumplían el papel de mujeres fatales, descanso del guerrero, putas, o todo ello junto, y la violencia de género se ejercía con impunidad y sin empatía hacia las víctimas. 'Estudio en lila' tiene un ritmo ágil, maneja bien el misterio y presenta una visión crítica del machismo de la época. Pura novela negra.

Temas

Libro