Más allá del tremendismo

ANTONIO PARRA SANZ

Tres relatos largos, o tres novelas breves, es lo que presenta Jesús Tíscar en este volumen cuyo título recoge las primeras palabras que pronunciara Pascual Duarte, el personaje tremendista por excelencia que nos regalara Camilo José Cela. Claro que el bueno de Pascual se habría caído de espaldas si hubiera leído estas tres historias, porque el autor jaenero deja el citado tremendismo en un juego de niños, y perfila tres tramas que parecen inclasificables, salvo que pudiéramos hallar una categoría que aunara el naturalismo sucio, lo pulp, el sadismo y a Bukowski con una mala resaca, entonces tal vez nos acercaríamos un poco a lo que ha conseguido construir.

Una sociedad convulsa, unos ambientes en descomposición, pero cuando las larvas ya se han hecho mayorcitas, unas criaturas amargas y desposeídas de toda visión moral, preocupadas tan solo por su propia supervivencia. Si a todo ello le sumamos una pizca de crítica social, porque no puede haber sociedad sana que albergue a estos engendros y pueda dormir tranquila (pienso, por ejemplo, en la madre de 'Días de sangre y leche', la tercera historia), nos iremos acercando a la ambientación que el autor busca conseguir, con un naturalismo deformante donde los haya.

Eso sí, el lenguaje es muy tiscariano, porque este autor poco a poco va dejando una impronta canalla en sus líneas, algo que ya percibimos en sus obras anteriores. La maldad no está solo en los actos o en cómo se cometan, también está en la manera en que esos actos se cuentan, o en las razones que sus tres protagonistas ofrecen al lector para explicar, que no justificar, lo que están haciendo, o lo que a veces se ven empujados a hacer. Nadie saldrá limpio de la lectura de este libro, es justo avisar al lector para que sepa en qué universo le va a situar Jesús Tíscar.

Absténganse, por tanto, los paladares sensibles.

Temas

Libro