El debe y el haber de una novela

El debe y el haber de una novela

El autor de 'Bilbao-New York-Bilbao' narra las aventuras de una familia vasca

JOSÉ BELMONTE

Es uno de esos libros de sentimientos encontrados. Por una parte, el resultado final nos parece positivo y merecedor de ciertos elogios. Y, por otro lado, da la sensación de que su autor sigue sin tomarle del todo el pulso a lo que es una novela, por más que se trate de un género voluble, ese saco, que enunció Baroja, en el que cabe todo. En el fondo, no debería ser una sorpresa para quienes hemos seguido, esperanzados, la trayectoria de Kirmen Uribe (Ondarroa, 1970) desde la publicación, en 2008, de la sorprendente 'Bilbao-New York-Bilbao', que dejó un excelente sabor de boca.

'La hora de despertarnos juntos' es menos lírica y más discursiva que la obra con la que dio inicio a su carrera literaria. Y, además, un trabajo mucho más ambicioso, lo que le ha conducido, probablemente, a cometer ciertos errores no sé si imperdonables. Tras una breve introducción, en la que Uribe elucubra sobre su papel de curioso escritor que tiene la intención de poner por escrito una historia de la que se habla en su entorno familiar, el relato nos lleva hasta mediados de los años veinte del siglo pasado, para concluir en la época actual, en el momento en el que se produce la escritura de esta novela, con una 'Nota del autor', acaso prescindible, en la que Kirmen Uribe, en dos páginas y media, insiste, una y otra vez, que lo suyo es una novela y que la lógica que sigue es la de la ficción. Demasiada ingenuidad para un escritor que va en serio y que parece querer contribuir a la renovación de la narrativa europea, un tanto estancada en los últimos años.

Hay que recordar, no obstante, que la obra de Uribe está escrita originalmente en lengua vasca. Su título, para los más curiosos, es 'Elkarrekin esnatzeko ordua'. De manera que, sabido lo anterior, en el aspecto estilístico, no sabremos con certeza qué imputar, en lo bueno y en lo malo, al traductor de turno, J. M. Isasi. Aún con el grato recuerdo intacto de otra novela en la que el pueblo vasco es, en buena medida, el principal protagonista -nos referimos a 'Patria', ese monumento literario que firma Fernando Aramburu, de reciente aparición-, 'La hora de despertarnos juntos', al margen de tener algo de relato de aventuras en el que destaca un personaje de hondo calado como Karmele Urresti, tiene mucho de ensayo antropológico y de memoria histórica que deja un poco confuso al lector, dispuesto a perdonar, tras cerrar este casi medio millar de páginas, cuando pone el debe y el haber sobre la balanza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos