María José Roca: «Hay que velar para que ningún trabajador cambie su salud física o mental por trabajo»

María José Mora, en la UPCT. /ANTONIO GIL / agm
María José Mora, en la UPCT. / ANTONIO GIL / agm

Coordinadora del Máster Interuniversitario de Prevención en Riesgos Laborales de la Universidad Politécnica de Cartagena

En la Universidad Politécnica de Cartagena se imparte el Máster Interuniversitario (impartido también por profesionales de la Universidad de Murcia y el Instituto de Seguridad e Higiene Laboral de la Comunidad Autónoma) de Prevención en Riesgos Laborales, en modalidad presencial. El principal objetivo es capacitar al estudiante para llevar a cabo las funciones del nivel superior de Técnico en Prevención de Riesgos Laborales en las especialidades de Seguridad en el Trabajo, Higiene Industrial y Ergonomía y Psicosociología Aplicada, según se establece en el Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención. Está dirigido a aquellos estudiantes que se encuentren en posesión de un título universitario oficial y pretendan orientar su futuro profesional en el ámbito de la prevención de riesgos laborales. Las titulaciones universitarias más recomendables para dar acceso son: Ingeniería Técnica y Arquitectura Técnica, Ingeniería, Diplomatura en Relaciones Laborales y Enfermería, Licenciatura en Química, Física, Biología, Ciencias del Trabajo y Psicología, así como otras titulaciones afines.

-¿Por qué es necesaria la formación universitaria en materia de Riesgos Laborales?

-El mundo del trabajo y la forma en que se organiza la vida laboral en nuestras sociedades actualmente es un determinante clave del bienestar. El mantenimiento de un buen nivel de salud de la población trabajadora es un importante objetivo de cualquier sociedad, los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales o los trastornos psicológicos reducen la efectiva contribución de las personas a su bienestar, al de su familia, al de su comunidad y al de su país; y, por otro lado, porque es una condición esencial para el desarrollo sostenible, económico, social y del medio ambiente. Resulta vital, y cada vez se reconoce así en mayor medida, que solo unos empleados saludables permiten a las empresas y a nuestras sociedades en conjunto desarrollar capacidades innovadoras que aseguren la supervivencia dentro de una competencia globalizada. Tenemos el marco normativo adecuado para desarrollar las acciones en salud laboral. La Ley 31/1995, de 8 noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (en adelante, LPRL), tiene como principal objetivo establecer un adecuado nivel de protección de la seguridad y salud de los trabajadores, frente a los riesgos que puedan derivarse de las condiciones de trabajo. Esta ley tiene por objeto promover la seguridad y salud de los trabajadores mediante: la formación e información del trabajador, el estudio del puesto de trabajo, la evaluación de los distintos riesgos y la adopción de las medidas preventivas a tomar para intentar suprimir o al menos disminuir dichos riesgos.

«Solo empleados saludables permiten a las empresas y a nuestras sociedades desarrollar soluciones innovadoras que aseguren la supervivencia dentro de una competencia globalizada»

Marco normativo

-¿Está en auge la prevención de Riesgos Laborales?

-No demasiado, no tenemos una gran cultura de la prevención, por lo que solemos ajustarnos a los mínimos que marca la normativa exclusivamente. Han pasado ya más de 20 años desde que se publicó la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Desde entonces se ha creado un marco normativo adecuado. El salto que hay que dar en este momento es cultural, se debe introducir la cultura de la prevención en todas las actividades. El reto hoy es conseguir integrar la prevención en la gestión de cualquier actividad.

-¿Forma parte de la preocupación de las instituciones públicas y las empresas por cuidar de sus empleados?

-Afortunadamente, es cada vez más frecuente encontrar empresas e instituciones que dan importancia a la actividad preventiva e incluso que van más allá estableciendo programas de responsabilidad social corporativa y de hábitos saludables. Estas entidades han de servir de ejemplo para aquellas que aún se siguen limitando a cumplir con los mandatos legales para evitar sanciones y que no han descubierto el gran beneficio que suponen para la gestión de la empresa integrar este tipo de prácticas.

-A pesar de las medidas, 618 trabajadores fallecieron en accidente laboral el año pasado. ¿Todavía no somos conscientes de los riesgos que suponen algunas acciones?

-La inmensa mayoría de las veces el accidente es evitable. Cada vez que se produce un nuevo accidente es necesario investigarlo con rigor para descubrir las causas que lo pudieron provocar. Lamentablemente, la investigación de accidentes es una técnica reactiva que no evita los daños producidos, pero sí que aporta información para evitar que ese evento desgraciado se vuelva a repetir. En el máster se trata de enseñar a los alumnos que, con los recursos técnicos que hay hoy disponibles, se puede proyectar cualquier actividad minimizando al máximo los riesgos, para ello tan solo es necesario tener en cuenta los principios de la actividad preventiva a la vez que se desarrolla una nueva idea.

-La realidad es que la prevención de riesgos laborales abarca desde la seguridad en el trabajo hasta la higiene industrial o la ergonomía y psicosociología aplicada, es decir, no solo trata de evitar accidentes mortales sino también enfermedades, tanto físicas como mentales.

-La prevención de riesgos laborales se encarga de velar por que ningún trabajador cambie su salud física o mental por trabajo. El trabajo se remunera económicamente, un trabajador debería regresar cada día a su casa desde el trabajo igual de sano que cuando entró, ese sería el objetivo primario. Lo ideal sería que además se saliera contento, que el trabajo aportara al individuo algo más que una retribución económica, que le permitiera crecer como persona y desarrollar su creatividad pero, si todo esto no fuera posible, al menos que regrese sano física y mentalmente.

-Las nuevas tecnologías están irrumpiendo en el sector de la prevención de riesgos laborales y hay empresas que utilizan la realidad virtual para formar a sus empleados, ¿conocía esta iniciativa?

-Sí, claro, de hecho desde el grupo de investigación de Nuevos Dispositivos de Seguridad en Máquinas, que está fuertemente vinculado con el máster, se desarrollan herramientas de realidad virtual para la investigación de accidentes, evaluación de riesgos y formación en materia de PRL. Son una referencia en esta materia, desarrollando herramientas basadas en estas técnicas que han sido premiadas en congresos internacionales. La realidad virtual permite experimentar las situaciones de riesgo de una forma controlada y hace que el individuo pueda tener una experiencia sensorial que conlleva un aprendizaje muy superior al cognitivo.

-Del mismo modo, la tecnología está ayudando a evitar situaciones de peligro para las personas. Por ejemplo, con el uso de vehículos submarinos autónomos para inspeccionar áreas peligrosas en lugar de que lo haga un buzo. Una enorme ventaja, ¿no?

-La tecnología se desarrolla para mejorar las condiciones productivas y los procesos de trabajo, cualquier desarrollo que suponga una mejora en las condiciones de trabajo debe ser bien recibido. De nuevo, en el ámbito del máster de PRL se ha desarrollado una patente de accionamiento automático del arco antivuelco para tractores que, caso de ser implementada en los tractores fruteros, servirá para evitar varias decenas de accidentes mortales que se producen anualmente en España. Existe otro desarrollo, una ventana de sistemas de sensores infrarrojos para proteger a los trabajadores frente a atrapamientos y lesiones producidas por máquinas-herramienta. Entre otros, son ejemplos de mejoras en la PRL que el máster ha aportado desde su creación en el ámbito de la seguridad laboral.

Temas

Upct

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos