La Región, un poco más cerca de ofrecer un turismo accesible

Juan A. Clemente, profesor de Sociología de la Facultad de Economía de la UMU. / f. m.
Juan A. Clemente, profesor de Sociología de la Facultad de Economía de la UMU. / f. m.

Juan Antonio Clemente, investigador del grupo de Sociología del Bienestar, asegura que es «un derecho social»

M.J.M

El turismo se ha consolidado como uno de los pilares de la economía en la Región de Murcia y genera una gran cantidad de puestos de trabajo. Se estima que casi un millón de turistas visitan la zona cada año y las cifras están en aumento. Ahora bien, ¿está el sector preparado para recibir al tipo de público que llega? Las circunstancias demográficas actuales (el incremento de las causas de discapacidad o el envejecimiento de la población) han propiciado que aumente el número de personas con funcionalidades diferentes. Se trata de un colectivo que necesita de mayores políticas públicas protectoras y promocionadoras de la inclusión e integración de la que carecen en muchas ocasiones. Estos dos grupos poblacionales (discapacitados y mayores de 65 años) se constituyen como segmentos especialmente potenciales en cuanto a la demanda de actividades turísticas. Se trata, entonces, de mejorar y hacer accesibles los espacios turísticos y de ocio en respuesta a la elevada demanda surgida en este ámbito por personas que presentan algún tipo de discapacidad o funcionalidad diferente. De esta manera, se lograría hacer del turismo un 'turismo para todos'.

Bajo esa premisa se llevó a cabo en la Universidad de Murcia un estudio pionero: 'El turismo social accesible: un análisis sociológico de la Región de Murcia', que sirvió como base para su tesis doctoral a Juan Antonio Clemente Soler, profesor de Sociología de la Facultad de Economía y Empresa e investigador del grupo de Sociología del Bienestar Social y del Envejecimiento.

«El turismo accesible se caracteriza por el acceso a actividades turísticas y de ocio de cualquier persona con independencia de sus capacidades. La accesibilidad en el turismo es un derecho social que concierne a todos los ciudadanos. La accesibilidad al turismo no solo es necesaria para las personas que presentan una discapacidad permanente, sino que también la requieren las personas mayores, familias con niños pequeños, personas con enfermedades temporales o crónicas; es decir, afecta a todas aquellas personas que presenten funcionalidades diferentes, bien sean temporales o permanentes. En realidad, la accesibilidad es un requisito del entorno que necesitamos todos, pero solo somos conscientes de ello cuando nos falta, cuando aparecen barreras que nos la limitan».

Su trabajo, financiado por la Fundación Séneca, se centró principalmente en conocer las actitudes y comportamientos de los directores/gerentes y responsables de los establecimientos turísticos (hoteles y casas rurales) de la Región de Murcia ante el Turismo Social Accesible. Como apunta el profesor, «la idea era conocer de primera mano su respuesta ante cuestiones primordiales que afectan a los clientes de este tipo de establecimientos, si los mismos están adaptados para personas con funcionalidades diferentes, si el personal está formado en turismo social y turismo accesible, si existe un apoyo público para adaptar sus establecimientos, etc».

Actitud del sector

De sus conclusiones se extrae que los responsables de los establecimientos muestran una actitud positiva ante la afluencia turística de este segmento de población, si bien es cierto que los establecimientos hoteleros (hoteles y casas rurales) en la Región de Murcia no están suficientemente adaptados para personas con funcionalidades diferentes, esto se debe fundamentalmente a la falta de apoyo, sobre todo económico y de información, por parte de las diferentes administraciones públicas.

Además, se deduce que es necesaria la preparación concreta y detallada de las personas responsables de las ofertas turísticas, a fin de que las mismas puedan entender las necesidades de determinados colectivos, y así poder ofrecer la mejor información y servicios adecuados a estas personas, bien sean mayores, bien sean personas con capacidades diferentes, ya que la implicación de la oferta (establecimientos turísticos) es fundamental a fin de obtener un diseño universal completo.

Como indica el responsable del trabajo, «fue pionero por dos cuestiones; la primera, porque no se había realizado un trabajo de esta naturaleza desde el otro lado, es decir, desde el punto de vista de los responsables de los establecimientos turísticos, casi siempre se realizan los estudios desde el punto de vista del cliente. Y la segunda, porque el concepto de Turismo Social Accesible es un concepto pionero, concepto que se define como el conjunto de actividades que facilitan la participación en el turismo de personas con necesidades especiales, financieras y de accesibilidad, aportando beneficios sociales (usuarios) y beneficios económicos (sociedad y mercado); el mismo fue aportado por el Instituto Polibienestar de Investigación de la Universidad de Valencia, dirigido por el catedrático Jordi Garcés».

No obstante, lo realmente interesante de sus resultados es que se tengan en cuenta por parte de todos los actores clave en el sector turístico regional con el fin de mejorar sus servicios; a tal fin están disponibles de manera pública en la web del equipo. Asimismo, el grupo de la UMU sigue trabajando en varías líneas de investigación, entre las que destacan los estudios en turismo, discapacidad y accesibilidad, con la inminente publicación de varios trabajos en revistas y editoriales de reconocido prestigio nacional e internacional.

Más

 

Fotos

Vídeos