El pensamiento histórico y geográfico contribuye a mejorar las estrategias de razonamiento

El investigador de la UMU Pedro Mirallles. / Guillermo martínez
El investigador de la UMU Pedro Mirallles. / Guillermo martínez

Un proyecto de la UMU indaga en qué conocimientos en esta materia tiene el alumnado de Educación Primaria y en cómo se construyen, se aprenden y se enseñan estos conceptos en la escuela

MARÍA JOSÉ MORENO

La Educación Primaria es una etapa educativa clave en la formación de la población, ya que sienta las bases de todos los aprendizajes posteriores de la Educación Secundaria Obligatoria. Los expertos advierten de que una buena parte de los problemas de aprendizaje del alumnado y del fracaso escolar que se produce en Educación Secundaria tiene su origen en el hecho de que los estudiantes no hayan recibido una Educación Primaria de calidad. A pesar de dicha relevancia, los estudios científicos tienden a mirar más hacia la secundaria y existen, por tanto, muchas menos investigaciones en la primera etapa.

Con respecto a la legislación educativa, Pedro Miralles Martínez, Investigador Principal del grupo 'Didáctica de las Ciencias Sociales' de la Universidad de Murcia, apunta que «la introducción de la LOMCE en Educación Primaria ha supuesto algunos cambios significativos en varios niveles, algunos de ellos polémicos como la prueba de evaluación al final de la etapa. Creemos que es una oportunidad de analizar y hacer propuestas didácticas sobre esta ley educativa, que pueden ser útiles para su mejora o para la posible nueva ley que la podría sustituir».

En base a eso el equipo que dirige está desarrollando un proyecto de investigación que combina una fase diagnóstica con otra de propuestas de mejora. Financiado por la Fundación Séneca -Agencia de Ciencia y Tecnología de la Región de Murcia- en el marco de sus ayudas a la realización de proyectos para el desarrollo de investigación científica y técnica por grupos competitivos de 2018, indaga en qué conocimientos geográficos e históricos tiene el alumnado de Educación Primaria y en cómo se construye, se aprende y se enseña el pensamiento geográfico e histórico en la escuela.

El proyecto apuesta por una reivindicación de la utilidad de las ciencias sociales como disciplinas básicas

Bajo el título 'El pensamiento geográfico e histórico del alumnado de Educación Primaria en la Región de Murcia: propuesta metodológica innovadora para una educación de calidad', la finalidad del proyecto es analizar qué y cómo se están enseñando los contenidos de ciencias sociales en Educación Primaria en la Región de Murcia, para comprobar si esta enseñanza se corresponde con las competencias clave propuestas por los documentos oficiales y con el modelo cognitivo de aprendizaje de la geografía y la historia. En última instancia el objetivo es diseñar diversos materiales curriculares que faciliten la labor de los docentes en el aula y mejoren el pensamiento geográfico e histórico del alumnado.

Según Pedro Miralles, «este proyecto aspira a definir un modelo de aprendizaje de la geografía y la historia acorde con las nuevas investigaciones que ahondan en las capacidades cognitivas que se movilizan para la construcción del espacio y del tiempo por los escolares; vincular estos conocimientos con el desarrollo y la aplicación de las competencias educativas básicas; y por último diseñar instrumentos de evaluación acordes con ese modelo cognitivo de aprendizaje, así como las herramientas que permitan a los docentes interpretar los resultados obtenidos con dichos instrumentos».

El equipo que participa en este proyecto integra el grupo de investigación DICSO de la Universidad de Murcia y ha liderado varios proyectos sobre evaluación de aprendizajes, competencias y pensamiento histórico en Educación Secundaria, financiados por el gobierno nacional y regional. Ahora, la novedad está en abordar la investigación en el ámbito de la Educación Primaria.

Cuenta el responsable del grupo: «Una de las acciones del proyecto es el diseño, la experimentación y la evaluación de materiales curriculares, adaptados al contexto de la Región de Murcia, que ayuden a mejorar la enseñanza del pensamiento geográfico e histórico en Educación Primaria y el conocimiento de la geografía, la historia y el patrimonio regional». Asegura que «estos materiales serán una aportación económico-social del proyecto, pues ayudarán a cubrir los déficits detectados en los libros de texto tanto en los contenidos como en el ámbito didáctico. En ellos se potenciará el aprendizaje de un pensamiento crítico en el alumnado y la enseñanza de metaconceptos de segundo orden relacionados con la geografía y la historia».

Y añade Miralles: «También se pondrá en valor el conocimiento de la geografía, la historia y el patrimonio local que en la actualidad ocupa un papel subsidiario en la enseñanza. Los materiales elaborados se ofrecerán a la Consejería de Educación (CARM) y a las editoriales».

Control

En lo que respecta al profesorado de Ciencias Sociales, dice Pedro Miralles que «se realizarán seminarios de asesoramiento sobre estrategias metodológicas y utilización de recursos innovadores para la enseñanza de las ciencias sociales y se diseñarán ejercicios de evaluación y plantillas de corrección, que faciliten la labor de los docentes en el momento de conocer si sus alumnos han adquirido las competencias y capacidades cognitivas sobre geografía e historia. Para conseguir esta cuestión se aplicarán y evaluarán unidades y recursos didácticos que integren todos los elementos diseñados en varios colegios, mediante estudios cuasi experimentales con grupo de control».

Se trata, por tanto, de un proyecto que apuesta, en el ámbito social, por una reivindicación de la utilidad de las ciencias sociales como disciplinas básicas, que deben ser enseñadas desde un enfoque competencial desde la Educación Primaria.

De manera muy ambiciosa el trabajo tiene como objetivo específico el diseñar una prueba pionera en España para la evaluación del pensamiento geográfico e histórico, similar a las empleadas en el famoso proyecto PISA, adaptada en este caso a la Educación Primaria, para analizar qué conocimientos de y sobre estas disciplinas tiene el alumnado.

Pedro Miralles explica que «una mejora y optimización en el alumnado de su pensamiento histórico y geográfico contribuye a que este adquiera estrategias de razonamiento y resolución de problemas, orientadas a una adecuada toma de decisiones en el ámbito de lo social. En la medida en que dicha mejora y optimización se enseñan y evalúan en el contexto escolar de forma regular, tales estrategias de razonamiento y resolución de problemas se generalizan al ámbito de lo social fuera del entorno meramente académico. Por tanto, se contribuye a que los alumnos se conviertan en buenos ciudadanos, contribuyendo con ello a construir una sociedad mejor en el futuro».

Además de profesorado de la Facultad de Educación de la Universidad de Murcia, en este proyecto participan investigadores de diferentes Universidades extranjeras: Porto y Minho (Portugal), Federal de Paraná (Brasil) y Malmö (Suecia).