Nuevas tecnologías para enganchar a los libros

El catedrático de Ingeniería Telemática de la Universidad Politécnica de Cartagena Fernando Cerdán. / antonio gil / agm
El catedrático de Ingeniería Telemática de la Universidad Politécnica de Cartagena Fernando Cerdán. / antonio gil / agm

La Fundación Séneca financia, a través de su programa Prueba de Concepto, el desarrollo de la Plataforma Interactiva para el Fomento de la Lectura

MARÍA JOSÉ MORENO

Los resultados del informe PISA presentados en el año 2016 sitúan a España en el puesto número 25 en la prueba de comprensión lectora realizada a medio millón de estudiantes de 15 años de 72 países. La escuela española empieza por fin a mejorar en este aspecto. Sin embargo, esto no es suficiente, para alcanzar unos resultados realmente óptimos y estar en los primeros puestos necesitamos tener un método que garantice la adquisición de una buena competencia lectora para nuestros jóvenes.

Hasta ahora las estrategias utilizadas para fomentar la lectura se han aplicado sin ninguna sistematización. Para suplir esta carencia, nace la Plataforma Interactiva para el Fomento de la Lectura (PLIA), una idea original de María Parra, profesora de Lengua en Secundaria e investigadora de la Universidad de Murcia, en el Departamento de Didáctica de la Lengua de la Facultad de Educación, quien está detrás de la parte metodológica de la misma, y cuenta para su desarrollo tecnológico con la colaboración del catedrático de Ingeniería Telemática de la Universidad Politécnica de Cartagena, Fernando Cerdán, quien pone en práctica el método mediante una aplicación en la nube. PLIA desarrolla un método que puede ayudar, significativamente, a escalar hasta los primeros puestos del informe PISA. El método adopta el uso de la herramienta del portfolio al Marco Común Europeo de Referencia de las lenguas para mejorar la competencia lectora.

«La herramienta PLIA es un centro de aprendizaje ubicuo y autorregulado para alumnos y padres, incluyendo un conjunto de herramientas que permiten desarrollar una estrategia metodológica y sistematizada orientada al fomento de la lectura en edad escolar», dice Cerdán.

La herramienta facilita que exista un punto de reflexión conjunta entre alumnos, profesorado y familias

El catedrático de la UPCT apunta que «el objetivo de la misma es ofrecer a tutores y alumnos una herramienta o 'e-utility' con la que podrán supervisar el progreso sobre el universo de lecturas escogidas por ellos, y cuyos resultados podrán ser objetivamente verificados.

Trabajo lector

La Plataforma desarrolla y pone en práctica de forma digital una metodología innovadora denominada 'Mi Portfolio Lector' (MPL), en la que se adapta el PEL (Portfolio Europeo de las Lenguas) a la lectura con la finalidad de sistematizar el trabajo lector. En primer lugar, como estrategia de evaluación compartida de la comprensión lectora en el aula. Y, en segundo lugar, como instrumento de recogida de parámetros y apoyo al diagnóstico para instituciones, profesores y estudiantes, en cuanto a cómo estos últimos evolucionan como lectores a lo largo de su trayectoria académica.

Además, incrementa la dinamización de las bibliotecas escolares y municipales

Según Fernando Cerdán, «se establecen tres parámetros de medida: acción lectora, velocidad lectora y comprensión lectora. Y 6 niveles A1, A2, B1, B2, C1 y C2 para cada uno de los parámetros anteriores, y está dirigida a toda la comunidad educativa»:

Alumnado: Se le garantiza el fomento de la lectura con el estímulo que le supone crear su 'historial lector'. Optimiza muchos esfuerzos tanto del alumno como del profesor.

Familia: Le da un papel de peso a la familia que quiera participar como un estamento activo en el proceso de aprendizaje del alumno.

Profesorado: Facilita que exista un punto de reflexión conjunta entre alumnos, profesorado y familias con el fin de establecer objetivos y estrategias de aprendizaje, autoevaluación y coevaluación.

Claustro: Garantiza que el Claustro tome una serie de decisiones conjuntas para confeccionar el proyecto lingüístico de centro.

Departamento: Que exista un documento único e intransferible donde conste de forma sistematizada y detallada el Historial lector del alumno, tanto para el profesor presente como para el profesor futuro (lo cual es una información tremendamente útil para el docente y para el Departamento de Orientación en los casos pertinentes).

Centro: Que se identifique el resultado cuantitativo del nivel lector de un solo alumno, de todos los alumnos de ese mismo grupo, de todos los cursos de ese mismo nivel y, por tanto, que se obtenga el resultado de todo el centro con un mismo esquema de prueba.

Biblioteca: Incrementa su dinamización tanto en el caso de la biblioteca escolar como en la municipal.

Instituciones: Constata unos buenos resultados académicos.

Europa: Pasaremos a estar en los primeros puestos de la clasificación.

Legislación: Esta metodología está en plena sintonía con la LOMCE, puesto que es una herramienta de evaluación basada en los currículos de aula.

Sus responsables esperan tenerla lista en septiembre para iniciar un programa piloto con una muestra representativa

Para desarrollarla, los docentes se han basado en la metodología MPL, que adapta el marco común europeo de referencia y el portfolio europeo de las lenguas a la competencia lectora. Como explica Fernando Cerdán, «el portfolio propicia la adquisición de una lectura competente al alumnado porque les permite establecer sus necesidades y objetivos, desarrollar la capacidad de reflexionar sobre el proceso que sigue y de autoevaluar su progreso con el fin de determinar sus logros y carencias y tomar, en consecuencia, las decisiones necesarias para avanzar en el aprendizaje, lo que potencia su autonomía y motivación. MPL es un método de lectura pionero que ofrece, por un lado, una herramienta de evaluación del nivel lector adquirido por los estudiantes, y por otro, la posibilidad de certificar dicho nivel lector según el Marco Común Europeo de Referencia».

Asegura el catedrático que «las nuevas tecnologías y el fomento de la lectura son compatibles, sin duda. Se trata de leer, lo que sea, lo que guste a los niños». No obstante, hasta la fecha no existía nada parecido a lo que ellos están desarrollando y cree Fernando Cerdán que una herramienta como PLIA era necesaria «para sistematizar la estrategia de recogida de datos y ayuda al fortalecimiento del desarrollo lector».

Impacto social

Ahora, gracias al apoyo de la Fundación Séneca en el marco de su programa 'Prueba de Concepto' los investigadores de la UMU y UPCT van a poder llevar a cabo el desarrollo de la plataforma y multiplicar su impacto en la sociedad. Ya que, «los resultados derivados de las primeras investigaciones provenían de muestras recogidas de forma manual en grupos de alumnos reducidos», como indica Cerdán.

En este momento ya está definida la estructura de la plataforma en base a la metodología. Por lo que se encuentran en disposición de comenzar el desarrollo técnico de programación de la plataforma. «Esperamos tenerla disponible en septiembre y hacer un piloto con una muestra representativa de alumnos, profesores y familias».