¿Existe el penalti perfecto?

¿Existe el penalti perfecto?

Alguna vez habrán escuchado esta frase: «Los penaltis son una lotería». No estoy de acuerdo y hoy se lo voy a demostrar

JOSÉ MANUEL LÓPEZ NICOLÁS

El pasado miércoles se disputó el partido de vuelta de la semifinal de la Copa del Rey de Fútbol entre el Real Madrid y el F.C. Barcelona. En el minuto 73 de partido el árbitro señaló penalti por un derribo del madridista Casemiro al azulgrana Luis Suárez. El propio Suárez lanzó la pena máxima al estilo Panenka. Con gran frialdad dio una patada suave al balón por su cara inferior y el esférico, tras seguir una trayectoria parabólica, entró muy despacio por el centro de la portería. El guardameta madridista Keylor Navas se lanzó a su lado derecho y solo pudo ver cómo la pelota llegaba mansamente a la red. Muchos periodistas describieron este lanzamiento como el penalti perfecto. Pero, ¿qué dice la ciencia al respecto?

Estoy seguro de que alguna vez han escuchado la frase «los penaltis son una lotería». No estoy de acuerdo y hoy se lo voy a demostrar. La velocidad óptima con la que el jugador encargado de lanzar el penalti debe golpear la pelota es de 70-80 km/h. Considerando que esta mide entre 21,65 y 22,29 cm de diámetro un portero sería prácticamente incapaz de atajarla si el jugador la coloca a menos de 90 cm de uno de los postes. Pero no nos equivoquemos, la gran mayoría de los lanzadores no alcanzan ese grado de precisión. Un exhaustivo análisis de 1.400 penaltis realizado por el catedrático de Economía Natxo Palacios-Huerta refleja cómo en el 80% de las ocasiones el lanzamiento de una pena máxima acaba en gol...pero un porcentaje nada despreciable del 20% no logra su objetivo. Incluso hay estudios que aumentan la proporción de penaltis fallados. De hecho, en las tandas mundialistas solo un 71,5% de penaltis acaban en gol. ¿Las razones de estos fallos? Muchas.

Una de ellas es la presión psicológica. Jugadores que no suelen fallar penas máximas en sus ligas lo hacen estrepitosamente en los momentos decisivos de las grandes competiciones. Un análisis de 204 penas máximas mostró que, si un jugador lanza un penalti decisivo sabiendo que en el caso de marcar su equipo pasa la eliminatoria, lo logra en el 93% de las ocasiones. Sin embargo, si su fallo da lugar a la eliminación del equipo, solo el 44% de los lanzamientos son goles. La fuerza mental del jugador es crucial en esos momentos.

Otro dato. En una tanda de penaltis si el equipo que lanza primero marca, tiene más de un 60% de probabilidades de ganar la serie. Por eso es crucial seleccionar al mejor especialista para que dispare en primer lugar. Sin embargo, el ego de muchos jugadores es el peor enemigo de la ciencia. Su afán por ser protagonistas de la foto final les hace querer ser los últimos en lanzar ... y eso puede ser fatídico. En el caso de que algún compañero falle previamente su lanzamiento y el equipo contrario marque todos sus goles, ellos quedarían sin lanzar y su equipo sería eliminado.

Sigamos. ¿Puede la ciencia ayudar a un portero a predecir dónde debe lanzarse para tener más posibilidades de detener un penalti? Sí. Los estudios de Natxo Palacios-Huerta muestran cómo el 60% de las veces el jugador elige lanzar hacia su lado natural. Es decir, si el lanzador es diestro lanzará el balón a la derecha del portero y, si es zurdo, lo tirará a la izquierda del guardameta. Este investigador también ha analizado las decisiones que suelen tomar en los lanzamientos de penaltis jugadores muy famosos. Hay jugadores muy predecibles en sus actuaciones. Para obtener sus datos el matemático español, que ha asesorado a equipos como el Chelsea y a selecciones como la holandesa, aplica la famosa teoría de juegos del científico estadounidense John Nash que le valió un premio Nobel e inspiró la película 'Una mente maravillosa'. Esa teoría explica, a grandes rasgos, las interacciones entre unos incentivos (los llamados «juegos») y llevar a cabo procesos de decisión.

Pero se puede ir más allá. Otro estudio analizó 286 penaltis lanzados en las grandes competiciones internacionales con el objetivo de conocer las preferencias de porteros y lanzadores. Los resultados fueron sorprendentes. A pesar de que los lanzadores tiraban casi el 30% de los penaltis hacia el centro de la portería, solamente en un 3% de las ocasiones los porteros decidieron quedarse parados. Incluso siendo conscientes de las altas posibilidades de detener el penalti si no se mueven, los porteros siempre deciden lanzarse hacia uno de los lados. ¿Por qué? Por el miedo a que el público se ría de ellos si se quedan quietos.

¿Y es mejor tirar un penalti por la zona alta o por la parte baja de la portería? Los estudios científicos también son contundentes. El porcentaje de aciertos siempre es superior si se lanza por la parte superior.

Entonces, ¿disparar un penalti 'a lo Panenka' como lo hizo Suárez el pasado miércoles en la semifinal de la Copa del Rey ante el Real Madrid es la mejor opción según la ciencia? No. Lanzar por la zona central de la portería y por la parte alta es una gran elección... pero golpear el balón con suavidad, como lo hizo por primera vez el jugador checo Antonín Panenka en la Eurocopa de 1976, tiene su riesgo. ¿Se imaginan que el portero elige ese día quedarse parado en el centro de la portería? Detendría el balón muy fácilmente. Por ello siempre es preferible, además de disparar alto y por el centro, golpear con fuerza el balón imprimiéndole gran velocidad. Aunque el guardameta no se mueva es muy posible que no pueda detener el esférico.

Queridos entrenadores del Valencia CF y el FC Barcelona, que el próximo 25 de mayo os enfrentaréis en la final de Copa del Rey. Si se llega a la tanda de penaltis no lo dudéis. En el sorteo elegid lanzar primero. Luego escoged a vuestro mejor especialista para que lance en primer lugar. Posteriormente decidle que dispare por el centro de la portería, que elija la parte superior del arco y que golpee con fuerza el balón. El gol está asegurado... salvo que el portero rival haya leído hoy 'La Verdad' y sepa lo que vais a hacer.