Zamburiñas a la plancha

Zamburiñas a la plancha
CRUJIENTE DE VERANO

Pachi Larrosa
PACHI LARROSA

Dos opciones: lo ideal es utilizar zamburiñas frescas, pero eso, si uno no anda por Galicia, más o menos, lo tiene difícil, a no ser que tenga un pescadero de confianza que se las consiga. La otra opción son las congeladas, que no son lo mismo pero tienen también su punto. En este segundo caso, deberemos descongelarlas en el frigorífico desde la noche anterior. Si son frescas, tendremos que dejarlas en agua fría con sal un par de horas antes (y cambiarles el agua un par de veces) para que purguen la arena; las congeladas suelen estar limpias. Hecho lo anterior con cuidado, la cosa es muy sencilla porque el bocado en sí es exquisito. Con una puntilla, debemos sacar todo el interior de las zamburiñas y reservarlos en un plato. Aprovecharemos para limpiar bien la concha con agua y papel de cocina. Hacemos una emulsión, batiendo en la túrmix los ajos, el perejil y el tomillo picados, junto con aceite de oliva, un chorrito de zumo de limón y unos granos de sal. Empapamos las zamburiñas en la salsa y las hacemos a la plancha o en una sartén amplia a fuego fuerte hasta dorarlas ligeramente. Devolvemos la carne a las conchas, ponemos encima un poquito de la emulsión y espolvoreamos algo de perejil muy picado.

Fotos

Vídeos