Rincones con alma

El Salto del Usero

El Salto del Usero
G. Carrión / AGM

Un rincón mágico bastante frecuentado los días festivos, sobre todo en verano

Pepa García
PEPA GARCÍA

Hoy visitamos el Salto del Usero, un rincón mágico bastante frecuentado los días festivos, sobre todo en verano. Quizá por eso y por el alto valor ecológico de este enclave que a punto estuvo de ser arrasado por las llamas hace un año, el Ayuntamiento ha restringido el cupo diario de visitantes hasta el 3 de septiembre (100), con el objetivo de preservarlo. En el salto del Usero, a los pies del Castellar, el río Mula se encaja entre altas paredes que dejan ver su frondoso pasado. En ellas encontrarán algunos de los fósiles que el carbonato cálcico del agua ha preservado, depositándose sin prisa y sin pausa, desde hace cientos de miles o millones de años.

Características
Zona Especial de Conservación (ZEC), tiene aprobado el plan de gestión y en el último año se han llevado a cabo actuaciones para recuperar el bosque de ribera y el entorno. El cupo de acceso está limitado, hasta el 3 de septiembre, a 100 personas. Hay que hacer reserva previa, rellenando un formulario en bullas.es/turismo/ reservas-salto-del-usero/.
Cómo llegar
Deben tomar la Autovía del Noroeste y dejarla en la tercera y última salida de Bullas. Allí continúen por avenida de Cehegín, calle Nicolás de las Peñas y, en la calle del Río, cojan el sendero Fuente de Mula que, tomando la bifurcación a la izquierda, les llevará al Salto del Usero.
Dónde comer
Bar El Caracoles. C/ Mediodía, 12. Bullas. 626 619584. Cierra lunes. Especialidades: marisco fresco, cochinillo, paellas, cabrito a la sidra, más de 35 tapas y montaditos distintos (ha ganado 9 veces el 1º premio de la ruta de la tapa); en invierno, caracoles, oreja, rabo de toro... Precio medio: 18-20€.

Recréense con esta cascada con cúpula de travertino y no pierdan la oportunidad de visitar con detenimiento este lugar de gran interés geológico. Es un rincón ideal para dejar atrás el ajetreo diario. Aguas abajo, encontrarán el antiguo Molino de Arriba (ya existía en 1964), situado sobre un antiguo yacimiento islámico. El sonido del agua hipnotiza y recorrer cada rincón es más que recomendable. En sus aguas azul intenso podrán ver peces e, incluso, darse un refrescante baño sumergiéndose en sus limpias pozas.

Eso sí, eviten hacerlo untados de crema para no perjudicar a su fauna. Sobre el Castellar permanecen las ruinas de una fortaleza del s. XI, un BIC olvidado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos