Pensando en positivo

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

De vez en cuando nos azota la filosofía, cuando no los malos pensamientos. Pero ahora que ha muerto Louise L. Hay, pionera de los libros de autoayuda, cabe preguntarse si vamos a ser capaces de mantener el buen ánimo. Este tipo de manuales gozan de una enorme popularidad. Antes la gente se echaba de rodillas a los pies de los clérigos y obtenía consuelo dándose coscorrones e implorando la misericordia divina, pero ahora que todo se cuestiona, incluso las noticias de buena tinta, no es de extrañar que florezcan los sucedáneos, esos tipos de miedo que vemos a deshoras en ciertos canales de televisión. Todavía hay gente que cree en la clarividencia («qué tiene esa bola que a todo el mundo le mola»), pese a que son muchos los pitonisos que han sido descubiertos errando en sus comunicaciones con los espíritus. Especuladores de poca monta, sin duda. Pero no era el caso de Louise Hay, ni mucho menos de personajes que son todo un compendio de saberes, como el chileno-francés Alejandro Jodorowsky -pronto volverá a Murcia, y hay que ir ahorrando-. Los consejos que daba la difunta debían servirnos «para que cada uno encontrase dentro de sí ese lugar donde conoce su propio valor, esa parte que en todos nosotros es puro amor y aceptación de sí mismo». Son claves muy fáciles de seguir, en realidad. Seamos bondadosos con nosotros mismos; empecemos a amarnos y a demostrarnos aprobación. Solo así podremos expresar al máximo nuestras potencialidades, nos decía. Aflojemos nuestras tensiones, renunciemos a cualquier enojo. Abrámonos y dejemos de autocastigarnos. Disfrutemos hoy de la vida. Soltémonos del pasado. Plantemos semillas. Creemos nuevos cambios. En fin, todo eso que se nos olvida. Jodorowsky, en cambio, nos dice que fueron semillas nuestros errores, que no conviene establecer amistades inútiles, que hay que atravesar los límites de nuestro pequeño mundo individual, que el ego es la mayor mentira. Que no truene sobre los sabios para que tengan siempre la cabeza despejada. Que las sibilas conozcan de verdad la realidad sobrenatural.

Temas

Verano

Fotos

Vídeos