Hola al holismo

AARÓN SÁEZ
AARÓN SÁEZ

He decidido, ahora que acaba el verano y se vienen las madresmías, y uno tiene que empezar una dieta, o una carrera, o comprar un coche, he decidido, digo, tomar una decisión, definitiva, comenzar un aprendizaje, formar parte de un todo, recapacitar y darme cuenta de mi situación en el universo, mi interconexión con los otros y dar un paso al frente.

Me hago holista, u holístico, no tengo muy claro cuál es el apelativo correcto, no estoy ni siquiera muy seguro de que se nos acepte como religión, credo ligero o simple movimiento de quinceañeras fanáticas. Pero me hago.

Para los neófitos, el holismo es una movida muy tocha que básicamente cuenta que todo cuenta, que nada se soluciona de manera individual y que cada cosa, mística o física o lírica está internamente relacionada, y por lo tanto, ningún problema se puede resolver del todo, sin resolver el de ‘EL TODO’.

Así que como soy muy práctico, y me tomo las cosas como a mí me da la gana, voy a dejar de preocuparme por mis problemas, y por ende, por los tuyos. Voy a preocuparme por todos los problemas, de golpe, a la vez, a lo holístico, colega, porque nada tiene importancia si no es el todo.

El todo lo es todo, y todos debemos centrarnos en arreglarlo, nada de minucias, nada de tu vida, tus exámenes, tu novia o tu gasolina, vamos al todo, todos, el problema no es tu alquiler, ni mi cena, ni su pinchazo, hay que encontrar una maravillosa manera de solucionar todo, porque todo está conectado, y hasta que todas las piezas no encajen, no va a encajar ninguna, nunca.

Así que seguidme, aquí os espero, buscaremos absurdos equilibrios globales, escribiremos las soluciones en un papel con un garabato gigante, y luego, ya tranquilos por tener la solución, buscaremos quién pueda traducir nuestro jeroglífico, y solo será un problema lingüístico encontrar el camino correcto.

Si se nos hace tarde y no lo conseguimos, le preguntaremos por la calle a los niños, de mente limpia, que nos dirán qué significa exactamente ese montón de boli diluido en un A3.

Y yo voy a dedicar esta nueva vida a Douglas Adams y su particular visión del holismo, oh, profeta. El año que viene todos seremos mejores.

Fotos

Vídeos