La Mar de Músicas se rinde ante Pablo Milanés

Pablo Milánés recibe una muestra de cariño de Víctor Manuel, este lunes por la noche, en El Batel./Pablo Sánchez / AGM
Pablo Milánés recibe una muestra de cariño de Víctor Manuel, este lunes por la noche, en El Batel. / Pablo Sánchez / AGM

El cantautor recibió anoche el premio del festival en el Auditorio El Batel. Con todas las localidades vendidas, el artista fundador (junto a Silvio Rodríguez) de la Nueva Trova Cubana arrancó aplausos infinitos a cada canción. Colaboraron Víctor Manuel, Jorge Marazu y Rozalén

DIEGO GARNÉSCartagena

Lara López, periodista y escritora, sale a hablar ante un Batel lleno hasta la bandera para presentar el premio Mar de Músicas. “Posee el don de retratar el alma humana. Esos retratos los convierte en canciones”, empieza su discurso. Después un vídeo se proyecta sobre el cubano. Ana Belén Castejón, alcaldesa de Cartagena, entrega el galardón a Milanés por "haber trazado el puente entre el siglo XX y el XXI con un incomparable talento, convirtiendo la humilde palabra cantada más inspiradora y necesaria en un arte de incalculable valor estético y social, y por haber escrito algunas de las canciones de amor más hermosas del mundo”. Sale Pablo Milanés para recibir la primera de muchas ovaciones en la noche. El cantautor cubano explicó que “es un honor recibir este premio de La Mar de Músicas, porque es un festival distinto. Un festival que reconoce la cultura popular. Cultura que sale del pueblo y a hacia él”.

Empieza el recorrido por su lista de canciones sentado en un taburete, y enseguida presenta al primer invitado de la noche. Se trata del joven compositor y cantante Jorge Marazu. Ambas voces juntas demuestran el poder de dos generaciones de cantautores, que más tarde volvió a repetirse con la voz femenina de Rozalén. Arrancan los aplausos varias veces. La majestuosidad del Auditorio El Batel favorece la elegancia de Milanés y viste las canciones con un halo mágico inigualable.

Sonó uno de los ritmos cubanos que se tocaban en la ciudad de Guantánamo, el chagüí, con ‘Homenaje al changüí’, que tiene una “magia rítmica que lo hace diferente y maravilloso”, explicó el propio Milanés. También hubo tiempo para las novedades, porque interpretó el tema ‘Vestida de mar’. Una canción que aún no tiene grabada.

Casi al final, el cantautor cubano llamó a escena a un artista al que le unen 40 años de hermandad. Víctor Manuel roba uno de los grandes aplausos de la noche. Y no pierde un ápice de su elegancia ni al tropezar con el piano de cola cuando se marcha. Luego todo el auditorio entona ‘Yolanda’ y el instante convierte la noche en un retrato imborrable de Pablo Milanés en La Mar de Músicas. A partir de aquí, aplausos, muchos, nunca suficientes para un artista memorable.

Fotos

Vídeos