Esther Merino conquista el Melón de Oro

Esther Merino fue la mejor en esta edición de Lo Ferro. / J. M. Rodríguez / AGM

En una disputada final, la extremeña cantó seguiriyas, tarantas, cantiñas y garrotín, acompañada a la guitarra por 'El Torero'

PATRICIO PEÑALVER

En una intensa y disputada final de la trigésimo octava edición del Festival de Lo Ferro, con muchos matices y variedad de cantes, la pacense Esther Merino Pilo, que ya concursó el año pasado, consiguió el codiciado trofeo Melón de Oro, dotado con 12.000 euros, a la cantaora más completa. El galardón, realizado por la escultora Maite Defruc y patrocinado por Melones El Abuelo, le fue entregado por la presidenta de la Asamblea Regional, Rosa Peñalver. La ganadora, conteniendo la emoción, al borde de las lágrimas, agradeció su premio a la Peña y al público, y se expresó con más fuerza cantando después por los cantes de su tierra, que terminó por fandangos a capela, entre los aplausos del público.

El premio a la Ferreña mejor cantada fue para el cordobés Antonio Haya Morales, dotado con 5.000 euros, que entregó el consejero de Cultura, Javier Celdrán.

En los restantes grupos, dotados con 2.000 euros, fueron premiados: José Antonio Romero Pérez (Cádiz) en el apartado de Cantes aflamencados; Ana Isabel Rodríguez Rosado (Sevilla) en el grupo cantes procedentes del Fandango; y Loreto Arnáiz Palacios (Madrid) en el de Cantes de Ritmo.

Los finalistas se lo jugaron todo a una carta, y variaron sus cantes con respecto a la semifinal de viernes. La primera en salir al escenario fue precisamente la ganadora Esther Merino Pilo, acompañada a la guitarra por Antonio Fernández 'El Torero', que cantó seguiriyas, tarantas, cantiñas y garrotín. Le siguió Ana Isabel Rodríguez Rosado, acompañada a la guitarra por José Manuel Ramírez, que hizo la Ferreña, tientos, granaína y petenera. La tercera concursante fue Loreto Arnáiz Palacios, con la guitarra de Antonio Carrión, que cantó ferreña, taranta, milonga y bulerías. El cuarto concursante fue José Antonio Romero Pérez, acompañado a la guitarra por Antonio Fernández 'El Torero', con ferreña, serranas, alegrías y petenera. Y el último fue Antonio Haya Morales, acompañado a la guitarra por Paco González, que terminó con ferreña, soleá por bulerías, granaína y bulerías.

El jurado estuvo formado por Salvador López Miñarro, Juan José Hernández López, Ginés Avellaneda Expósito y Nicolás Lozano Martínez, que actuó como presidente.

Durante la velada se le hizo entrega de la Medalla de Oro a la ciudad de Mérida, que recogió Mercedes Carmona, teniente alcalde de la localidad emeritense, de las manos del primer edil de Torre Pacheco, Antonio León, así como de una placa conmemorativa por parte del presidente de la Peña Melón de Oro, Mariano Escudero.

Mientras el jurado deliberaba, el Ballet de Lo Ferro, que dirige con mucho acierto María Dolores Ros, estrenó 'Aquí pinto yo', haciendo un recorrido por los diversos palos flamencos, con una escenografía muy sobria, que venía a reindicar y poner en valor el papel de las mujeres en el flamenco, haciendo apología de aquellas primeras mujeres de finales del XIX y principios del siglo XX. Con un elenco de muy buenas bailaoras: Soraya Sánchez, Lorena Jiménez, Begoña Caravaca, Isa Pitera, Elena Fernández, Mamen Baños, Mercedes Carrillo, Carmen Contreras como repetidora y con aportaciones coreográficas en tangos y soleá de Cynthia Cano, también ayudante de dirección de la obra. La dirección musical estuvo a cargo del guitarrarrista Faustino Fernández, el cante lo pusieron los hermanos José y Rafa del Calli, con el piano de Ángel Valdegrama y la percusión de Miguel Ángel Orengo. Todo un lujo este Ballet de Lo Ferro, que de manera sencilla y persistente va dando sus frutos, del que ya han salido muy buenas bailaoras. Así terminó un festival que, en las palabras de clausura del alcalde Antonio León, «a partir de mañana ya prepara la edición 2018».

Más

Fotos

Vídeos