Alfredo Tejada se alza con la Lámpara Minera

Alfredo Tejada, con la Lámpara Minera.
Alfredo Tejada, con la Lámpara Minera. / J. M. Rodríguez / AGM

El cantaor consigue la máxima distinción del concurso además de imponerse en cuatro categorías por mineras, cartageneras, soleá y farruca

EFE

El cantaor Alfredo Tejada (Málaga, 1979) consiguió alzarse con la Lámpara Minera del 57º Festival Internacional del Cante de las Minas de La Unión, la máxima distinción de este concurso, además de imponerse en cuatro categorías por mineras, cartageneras, soleá y farruca.

Largamente ovacionado en su actuación, Tejada constató en la Catedral del Cante su amplia experiencia y acreditada solvencia en el mundo flamenco, tocando la gloria y consiguiendo un total de 30.000 euros.

Con el trofeo en su poder y la emoción claramente visible en su rostro, el cantaor, afincado en Granada desde los 17 años, regresó al escenario de la final obsequiando con una minera al público que acudió en tres cuartos de su aforo al Antiguo Mercado Público.

Tras actuar con artistas de la talla de la bailaora Blanca del Rey o el cantaor Chano Lobato, Tejada se alzó con el máximo galardón del mundo del flamenco, una distinción que ha dedicado a su madre, fallecida cuando él contaba con 14 años de edad y que "nunca me oyó cantar en vida", a su mujer, embarazada de una niña, y al público unionense.

El cantaor andaluz declaró a los medios que ha conseguido lo "insoñable" tras "mucho trabajo", catalogando la Lámpara Minera como la "Champions League". "Ella me acompañará y yo la acompañaré por toda España y por todo el mundo", apostilló.

Aparte del máximo galardón del certamen, el jurado también otorgó el premio Desplante de baile y 9.000 euros al bailaor sevillano Fernando Jiménez Torres. El segundo premio de esta categoría, dotado con 4.500 euros, lo logró la bailaora gaditana María Macarena Martínez Cepero.

Otro de los premios entregados, tras quedar desierto el de Cantaor Joven, es el Filón al mejor instrumentista, que recayó en el flautista Sergio de Lope (Córdoba), quien obtuvo 6.000 euros, el doble del que ha recibido el pianista Pablo Suárez García (Barcelona), segundo clasificado en esta categoría.

En la madrugada flamenca más esperada del año, el jurado del Cante de las Minas premió en el grupo de Cantes Bajoandaluces a Tejada por una soleá, mientras que Anabel de Vico (Sevilla) logró el premio a la mejor malagueña, dotado con 3.000 euros.

Por su parte, la pacense Esther Merino Pilo ganó el premio por tarantas, con 3.000 euros de dotación, y Alfredo Tejada el de Cartageneras, también dotado con 3.000 euros.

Con la final, que comenzó con la entrega del Castillete de Oro al Principado de Asturias, recogido por el viceconsejero de Cultura y Deporte del Principado, Vicente Domínguez, se clausura una edición más del principal festival flamenco de España, en el que, además del concurso, se celebraron galas flamencas dobles con artistas como Lole Montoya, Mayte Martín o el Ballet de Flamenco de Andalucía.

La cantante asturiana Marisa Valle Rosso actuó en la Catedral del Cante, en donde interpretó dos canciones tradicionales de esta región cantábrica, una de ellas una versión libre de "Santa Bárbara Bendita".

Esta última jornada del festival arrancó, en la avenida del Flamenco, con el taller artesano de creación de guitarra a cargo del lutier Víctor Raimundo, quien explicó pequeños trucos a la hora de construir una guitarra artesana.

Posteriormente, actuó la Coral Ochote Langreano procedente de Asturias, que precedió a la actuación en el Cante en la Calle del cantaor Nico Pelegrín, el guitarrista Andrés Hernández, la bailaora Mercedes Carrillo y el percusionista Alberto Garrido.

Fotos

Vídeos