«Lo mejor de las vacaciones de verano es la víspera»

Kiko Huesca / EFE

Se considera más profesor de filosofía que filósofo a secas. Le gustan las siestas en las que «uno empieza pensando y acaba dormido». Confiesa que aún tiene dudas. «Con la edad aumentan»

JAVIER GUILLENEA

A Fernando Savater (San Sebastián, 1947) las vacaciones ya no le afectan. «Los jubilados estamos en unas vacaciones eternas», dice. Pero no por eso ha dejado de hacer lo suyo, que es pensar y comunicar sus pensamientos. Por sus hechos y por sus escritos, Savater es una referencia ética en España. El que ha sido considerado como uno de los pensadores más influyentes del mundo reconoce que a veces le gustaría dejar la mente en blanco. Pero no es posible. «La cabeza funciona sin pedir permiso», asegura.

- ¿Un filósofo se coge vacaciones alguna vez?

- Yo ya estoy jubilado y ya sabe que los jubilados estamos en unas vacaciones eternas. A lo que me dedico ahora es a lo que me gusta, que es leer, releer más bien, por puro gusto.

- ¿Pero un filósofo ya se retira del todo? ¿No está siempre pensando?

- Yo me considero profesor nada más. Un filósofo es otra cosa. Una cosa son los profesores de solfeo y otra los grandes pianistas. Me ha gustado la filosofía y reflexiono, supongo que como todo el mundo. A cierto nivel todos somos filósofos.

- ¿A su edad todavía se hace preguntas?

- Muchas, muchas.

- ¿Todavía tiene dudas?

- Más que nunca. Con la edad aumentan las dudas, cosas que uno creía que ya tenía seguras vuelve a ponerlas en duda.

- ¿Cuando usted deja la mente en blanco su cerebro le da las gracias por el descanso?

- Por supuesto. Me gustaría estar ratos largos sin necesidad de estar sobre todo recordando cosas que no quiero recordar, pero eso es muy difícil de lograr. La cabeza funciona sin preguntar, sin pedir permiso.

- Usted ha invitado a la gente a practicar el placer de pensar. ¿No es más placentera una siesta de verano?

- A mí me encantan las siestas. Empieza uno pensando y termina dormido, lo que pasa es que también de vez en cuando el pensamiento puede ser agradable, sobre todo si es a partir de un libro interesante.

- Recomiéndeme un libro para el verano.

- No tiene por qué ser para el verano, hay libros para todas las estaciones. Yo ahora estoy releyendo el libro de poesía que más me gusta, que es 'Las flores del mal', de Baudelaire.

- ¿Lo mejor de las vacaciones es el despertar del primer día?

- Lo mejor es la víspera, cuando sabes que mañana empiezan las vacaciones, que tienes un mes infinito por delante. Ese es el mejor momento. Luego, cuando estás en el asunto, todo pasa demasiado deprisa.

- ¿La felicidad tiene forma de barbacoa en esos días?

- Para mí la felicidad tiene forma de playa y de mar. Una imagen de felicidad para mí es la playa de La Concha, porque es la imagen de mi infancia.

- La gente dice que se va de vacaciones para desconectar, pero después está todo el día conectado al móvil para hablar con los que se han quedado. ¿Es normal?

- Todos estamos poseídos por la necesidad de comunicarnos. El ser humano quiere comunicarse y si estás contento quieres comunicar lo bien que lo estás pasando. Del deseo de estar contando cosas de los demás y de saber qué están haciendo los otros no se desconecta nunca.

- ¿Tiene grupo de 'whatsapp'?

- No tengo ninguna cosa de las redes ni nada. Me meto de vez en cuando en el blog de algún amigo pero yo no tengo uno. Soy minimalista en esta materia.

- ¿Ya puede vivir así?

- Me lo han preguntado alguna vez, pero me he criado de otra manera. Probablemente si hubiera nacido ahora tendría de todo, pero estoy acostumbrado.

- ¿Sigue yendo a hipódromos?

- Por supuesto, a las carreras de caballos. El hipódromo de Lasarte es uno de los puntales del verano.

- ¿Usted es de los que gritan cuando pasan los caballos?

- Soy muy gritón, libero los demonios.

- No me lo imagino, la verdad.

- La gente que me conoce se aparta y todo.

- ¿Para ser filósofo profesional hay que decir cosas que no se entiendan pero bien dichas?

- Ni mucho menos, todo lo contrario. Filósofo quiere decir persona que es aficionada a saber y querer saber es querer entender y comprender cosas, no cosas absurdas ni que nadie entienda, sino todo lo contrario. Ortega y Gasset dijo que la claridad es la cortesía del filósofo y yo he procurado ser siempre un filósofo cortés.

Fotos

Vídeos