«Felipe González ha girado al centro derecha»

José Vélez, junto al río Segura a su paso por Calasparra./ Vicente Vicéns / AGM
José Vélez, junto al río Segura a su paso por Calasparra. / Vicente Vicéns / AGM

José Vélez, alcalde de Calasparra y miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE

Antonio Arco
ANTONIO ARCO

Se arrojó al fuego que avivaba Pedro Sánchez, y salió de las llamas reforzado y pletórico de ilusión y fuerza. José Vélez (Calasparra, 1966), padre de dos hijas -de 19 y 15 años-, es alcalde de su pueblo y miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE. Más claro, agua.

-¿Es un padre controlador?

1
-¿Un sitio para tomar una cerveza? -En Calasparra.
2
-¿Un concierto inolvidable? -De Loquillo, eso seguro.
3
-Libro para el verano. -'Reflexiones sobre la crisis de la socialdemocracia y el futuro del PSOE', de Josep Borrell.
4
-¿Qué consejo daría? -Hay que ser honesto.
5
-¿Su copa preferida? -Gin-tónic.
6
-¿Le gustaría ser invisible? -Yo quiero que me vean.
7
-¿Un héroe o heroína de ficción? -No tengo.
8
-Un epitafio. -'Luchó por mejorar la vida de la gente'.
9
-¿Qué le gustaría ser de mayor? -Útil a los demás.
10
-¿Tiene enemigos? -Alguno, alguno [risas].
11
-¿Lo que más detesta? -La mentira.
12
-¿Un baño ideal? -Una ducha rápida.

-No, no. Confío mucho en mis hijas. Lo único que les digo es que la persona que elijan para compartir sus vidas sea honrada y que no tenga ningún contacto con las drogas. A mí, que sea el más humilde de Calasparra, o de donde sea, me preocupa cero. Mi familia tuvo dificultades económicas y, ayudándonos todos, hemos salido adelante. Yo quiero para mis hijas compañeros honestos, honrados y que tengan unos valores y unos principios claros. Si diesen con algún elemento de esos que también andan por ahí, sería la ruina de mis hijas y, de verlas a ellas, también la mía.

«Mire a Rato, que llegó a sonar como candidato a presidente del país: se llevaba la pasta a montones y se gastaba tres mil y pico euros en 'copas' en un local 'especial'»

-¿Le pasa como a muchos padres socialistas, que sus hijos simpatizan con Podemos?

-Mi hija mayor es socialista, miembro de las juventudes socialistas, pero la menor pasa de la política de una forma tremenda; ella, ni de Podemos ni de nada.

-¿Cómo era usted de niño?

-¡Un bala! Pero tuve que ser un bala bueno porque las personas mayores del barrio de San Pedro, donde nací, me recuerdan anécdotas de mi infancia con mucho cariño. Me sobraba nervio.

-¿Fue cocinero antes que fraile?

-Fui sindicalista antes que político. De hecho, tras sacar mi plaza de auxiliar administrativo en el Servicio Murciano de Salud, y empezar a trabajar en el hospital de Caravaca, fui delegado sindical no liberado de UGT. Vivía muy intensamente el tema de la defensa de los trabajadores, y si algún compañero tenía un problema, me lo tomaba como si fuese yo el que lo tenía. Hasta que no lo resolvía, estaba que no vivía, le daba mil vueltas. Me ha gustado siempre ayudar a resolver los problemas de la gente y eso ha sido, finalmente, lo que me ha llevado a la política.

«Yo no voy a apuñalar a nadie por la espalda. A mí se me vería venir calle abajo»

-¿Qué no le ha pasado nunca?

-Nunca se me ha pasado por la cabeza irme a vivir lejos de Calasparra. Lo tuve claro desde que, con 18 o 19 años, gané en Barcelona el campeonato de España de mecanografía. Una empresa me ofreció un buen trabajo en Madrid, pero no me fui. Solo he vivido un tiempo en Caravaca, cuando me casé, pero fue nacer mi primera hija y regresar. Pensar en irme de Calasparra me pone de los nervios.

-¿Qué fue una suerte?

-Pues escribir a máquina como un campeón [risas]. Me ha ido abriendo puertas. Yo fui buen estudiante hasta segundo de Bachiller, año en el que me despisté y me hice inseparable de unos amigos a los que me unía que a todos nos gustaba mucho la fiesta. Años después, hice la prueba de acceso a la Universidad para mayores de 25 años y pude seguir estudiando, pero claro, ya no era lo mismo. Tenía trabajo, familia, poco tiempo... A mis hijas les digo que hay que hacer cada cosa en su tiempo, cuando toca, y que deben aprender de mis errores.

-¿Qué piensa que se perdió?

-Lo tengo claro: a mí me hubiese gustado ser médico o abogado, y creo que podría haber sido bueno en ambas cosas.

-¿Qué puede decirme?

-Que la gente sabe que si me ha necesitado, me ha encontrado. Y, también, que yo no tengo nada que esconder, ni de qué avergonzarme, ni que me quite el sueño.

-¿Con qué disfruta?

-Viendo operaciones quirúrgicas en vivo.

«Diego Conesa es la persona más idónea [para ser secretario general del PSRM-PSOE]»

-¿Qué es una verdad verdadera?

-Yo soy transparente. Digo las cosas a la cara, siempre a la cara. Conmigo se puede estar tranquilo, en el sentido de que yo no voy a apuñalar a nadie por la espalda. A mí se me vería venir calle abajo, con el puñal en alto y avisando bien alto para no llamar a engaño.

-¿De qué no se arrepiente?

-De hablar con el corazón.

-¿Por ejemplo?

-Ya sabe la que se lio con mis palabras sobre Susana Díaz y la famosa gestora del PSOE. Se montó buena.

-¿Se arrepiente?

-No, no, ya le digo que hablé con el corazón. Además, de Susana solo dije que era la faraona y que se había puesto de rodillas ante las políticas de Rajoy.

-¿Y le parece poco?

-Bueno, de la gestora [que presidió el asturiano Javier Fernández] dije que había tenido prácticas mafiosas para beneficiar a Susana frente a Pedro [Sánchez]. No quise decir que ellos fuesen mafiosos, pero sí algunas de sus prácticas. Y en cuanto a lo de la faraona, algunos en su propia agrupación la llaman también así, aunque no digo yo que no lo hagan de un modo más cariñoso.

-¿No pensó en ningún momento que se estaba exponiendo mucho apoyando a Pedro Sánchez?

-No, no, yo no pensé en mí. La gente confía en mí como político porque sabe que yo en lo último que pienso es en mí. Yo lo que soy es fiel a mis principios, y tenía muy claro que mi partido tenía que cambiar y que Pedro es la persona más idónea para liderar ese cambio y conseguir que el PSOE vuelva a ser el referente de la izquierda. Le reconozco que en los últimos años se había producido una deriva del PSOE hacia el centro, por decirlo de un modo benevolente, o hacia el centro derecha, si prescindimos de la benevolencia. Entendía que el PSOE debía girar a la izquierda, aunque no hacia una izquierda radical. Además, a eso se unía que pensaba que se había producido un 'golpe de estado' interno en nuestro partido para derrocar al legítimo secretario general. Había compañeros y compañeras que me decían que estaba siendo muy duro y que podría terminar pagando mi apoyo total a Pedro, pero yo no estoy en política para ir ascendiendo y cogiendo cada vez mejores cargos. Vine a trabajar por la gente respetando las bases del socialismo, y tampoco soy yo Groucho Marx para poder decir eso de 'si no le gustan mis principios, tengo otros'.

-¿Qué pensó cuando la diputada por Murcia, María González Veracruz, se abstuvo -«por imperativo, abstención», se descolgó diciendo- en la sesión de investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno?

-Yo lo sabía previamente, porque María me pidió opinión y yo se la di, aunque no coincidió con la decisión que ella tomó. Le dije lo que yo hubiese hecho: decir '¡no!' con contundencia. Comprendo que ella tenía una situación complicada, pero hay que ver lo a gusto que se quedaron los compañeros que dijeron '¡no!'. Yo tengo que ser serio con mis principios, me lleven donde me lleven.

«Los toros me gustan»

-¿Cuánto de referente tiene para usted Felipe González?

-Felipe González fue el gran referente del PSOE y un gran presidente que hizo muchísimo por nuestro país; respeto mucho lo que hizo, pero hace ya algún tiempo que para mí dejó de ser tal referente. Cuando uno en la vida, por los motivos que sea, va modificando los valores y principios del socialismo, deja de ser referente. Lo que pueda ya decir me molesta solo lo justo. A Felipe González lo veo como una persona que ha girado en su forma de pensar, e incluso de vivir, hacia el centro derecha. Lo que sí que me dolería es que, por ejemplo, saliese ahora Pedro diciendo que a los trabajadores hay que reducirles el sueldo a la mitad; ¡pues me hundo en una depresión de caballo!

-¿Qué es una vergüenza?

-La corrupción en este país. Mire a [Rodrigo] Rato, un político que llegó a sonar como candidato a presidente del país: se llevaba la pasta a montones y se gastaba tres mil y pico euros en 'copas' en un local 'especial'. La inmensa mayoría de los españoles y españolas tienen que dejarse la piel para ganar menos de la mitad de lo que este señor se gastó en un rato de juerga con sus amiguetes, y además con pasta que no había ganado con su sudor.

-¿Qué no suele hacer?

-Nadar y guardar la ropa.

-¿De qué caballo se bajó?

-No fumo desde hace 17 años, aunque, cuando voy a los toros, de vez en cuando me fumo un puro.

-¿Va mucho?

-Los toros me gustan, con una buena corrida de toros desconecto. Me centro en el espectáculo y estoy pendiente de todos los detalles, disfrutando con el arte del torero en la plaza y con el ambiente que se crea alrededor.

-¿Qué tiene comprobado?

-Que a la izquierda no se nos perdona que digamos una cosa cuando estamos en la oposición y hagamos otra cuando llegamos al Gobierno, mientras que al PP sus votantes se lo perdonan todo. Dicen que van a bajar los impuestos, llegan al Gobierno y los suben y encima los consuelan: '¡Pobrecitos, nos les ha quedado más remedio!'. A la gente de izquierdas no nos gusta ni que nos mientan, ni que nos manipule nadie. Cuando fallamos, se nos pasa factura. Lo que yo propongo es cumplir siempre lo prometido.

-De los tres candidatos a ocupar la secretaría del PSOE en la Región -Francisco Lucas, María González Veracruz y Diego Conesa-, ¿usted por cuál apuesta?

-Mire, como lo que se necesita es un revulsivo, un cambio claro y contundente para que la gente nos empiece otra vez a ver con ilusión y de nuevo confíe en nosotros, le diré que Diego Conesa es la persona más idónea.

-¿Qué se pregunta?

-¿Por qué hay gente que se declara muy creyente y, sin embargo, parece que esperan a la otra vida para hacer las buenas obras que deberían hacer en esta?

-¿Fan de alguien?

-¡De Loquillo! Me encanta el rock and roll.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos