Trigueros, como regalo de Navidad

Raúl Moro, en el centro de la imagen, en una comida con sus empleados a finales de octubre./Edu Botella / AGM
Raúl Moro, en el centro de la imagen, en una comida con sus empleados a finales de octubre. / Edu Botella / AGM

Moro, que ya ha agotado los ingresos generados esta campaña, sueña con el traspaso del jugador del Villarreal. El extremeño, que pagó la nómina de octubre, pidió a Bartomeu que fichara al exgrana, operación que podría dejar en el Murcia hasta 6 millones

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Raúl Moro, en la comida de directivas previa al choque entre el Barça y el Murcia en el Camp Nou del pasado 29 de noviembre, pidió a Bartomeu, su homólogo en el club culé, que por favor fichara a Manu Trigueros en cuanto pudiera. Si era en enero, mejor. No fue un comentario sin más y sí un asunto que trae de cabeza a los directivos granas.

En aquella comida, celebrada en un restaurante del Tibidabo barcelonés, la comitiva murciana sacó a relucir un asunto que no es baladí para el Murcia. El actual jugador del Villarreal, que pasó por la cantera del Real Murcia de 2008 a 2010, se fue al club castellonense después con una cláusula en su contrato que hoy puede ser vital para la supervivencia grana. En aquel documento, el club se aseguró, en caso de un futuro traspaso del jugador, que se llevaría el 15% de la operación. Una jugada del entonces director deportivo Sergio Fernández y de Víctor Alonso, que era casi el gerente del club, que ahora parece magistral.

22,3 millones
de euros es lo que Venta de Carburantes del Sur debía a Hacienda en julio de 2017. A 4 de diciembre de 2017, el propietario era Raúl Moro.

Contando con que la cláusula del centrocampista es de 40 millones de euros, que tiene contrato hasta 2022 con el Villarreal y que es el elegido por la secretaría técnica culé para sustituir a medio plazo a Andrés Iniesta, que el Murcia pille un buen pellizco por este asunto no es una quimera. Unos 6 millones con los que el club grana, si no se interpone Hacienda, podría comenzar a construir un futuro más sólido. Es solo una de los frentes que tiene abiertos Moro, aunque hay más.

La situación actual del club grana es compleja, ya que en la caja no queda nada de lo recaudado en los últimos meses. Empezando por la taquilla del Real Murcia-Pontevedra del pasado 'playoff' de ascenso, que fue empleada como garantía para que cobraran los empleados del club, o la del Real Murcia-Mestalla de la segunda ronda, que una empresa externa compró por una cantidad cercana a los 100.000 euros para después comercializar, de forma exclusiva, ese partido.

El Murcia busca dinero en...

El mercado asiático está en pleno auge
El acuerdo con el Beijing Renhe, equipo que milita en la Superliga china, es el primer paso. El club grana ingresará dinero por la formación de futbolistas de aquel país dentro de su propia estructura.
El acuerdo con el Boro por Kike
Desde que la FIFA admitió a trámite una demanda del club grana que exigía el pago de un millón al Middlesbrough por su ascenso a la Premier de 2016, el asunto se ha acelerado. El club inglés ha accedido a negociar con el Murcia.
Un 15% de cualquier traspaso
Manu Trigueros, con contrato en el Villarreal hasta 2022, tiene una cláusula de 40 millones, de la que un 15% sería del Murcia si los amarillos lo traspasan. Y todo gracias a su pasado grana. Lo quieren Barça y Everton.

Después, el Murcia ha ido tirando de los más de 600.000 euros que recaudó en la pasada campaña de abonos y que han ido sirviendo para sufragar algunos gastos del último ejercicio y más de una nómina de este, que entre futbolistas, cuerpo técnico y trabajadores es solo algo inferior a los 150.000 euros mensuales, cantidad que no incluye los impuestos que el club no paga desde hace años. Lo último que quedaba en la caja grana sirvió para pagar la nómina de octubre y con lo queda por entrar se pagará noviembre en un par de semanas. No hay más.

Recursos agotados

A pesar de los ingresos del área comercial y el dinero que han dejado los partidos de las dos selecciones españolas, la sub 21 y la absoluta, los recursos propios del año están casi agotados y Moro busca ayuda en otros sitios. Como en el mercado asiático, que apunta al fútbol español. El acuerdo con el Beijing Renhe para que sus jóvenes futbolistas se formen en la estructura del club grana dejará dinero en las arcas del Real Murcia, pero no es suficiente.

Moro, que no pone dinero desde el pasado mes de abril, ya que que el club generaba sus propios recursos, se agarra también a Kike García y el Middlesbrough. El club inglés, que desde junio de 2016 evita pagar un millón al Murcia por una cláusula del contrato de su traspaso, no puede esquivar a la FIFA, que ya ha admitido a trámite la demanda grana. El acuerdo puede estar cercano.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos