Bruselas impone una multa histórica de 2.420 millones a Google por abuso de posición dominante

Buscador de Google.
Buscador de Google. / Archivo

La sanción no tiene precedentes ya que el récord estaba en 1.060 millones

ADOLFO LORENTEBruselas

La Comisión Europa ha impuesto hoy una multa histórica de 2.420 millones a Google por prácticas monopolísticas en el mercado de búsquedas de internet, en concreto, en el servicio de comparación de precios (Google Shopping).

Hace días había corrido el rumor que la sanción era inminente y que rondaría los 1.000 millones… Ojalá, pensarán en el gigante norteamericano. Súpermulta, megamulta, multa histórica… A su gusto. En total, 2.420 millones de euros que deja en nada el anterior récord establecido por abuso de posición dominante. Fue impuesta en 2009 a Intel y se cifró en 1.060.

"Google ha inventado muchos productos y servicios innovadores que han hecho una diferencia en nuestras vidas. Y esto es bueno. Sin embargo, su estrategia en el servicio de comparación de compras, Google abusó de su dominio del mercado como motor de búsqueda mediante la promoción de su propio servicio, degradadando el de los competidores", ha recalcado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.

"Lo que Google ha hecho es ilegal bajo las normas 'antitrust' de la UE. Denegó a otras compañías la oportunidad de competir con méritos e innovando. Y lo que es más importante, negó a los consumidores europeos una verdadera elección de servicios y los beneficios de la innovación", ha insistido en una concurrido sala de prensa de la Comisión.

El Ejecutivo comunitario mantiene abiertas otras dos investigaciones contra Google por prácticas monopolísticas que van más atrasadas. Una por el sistema operativo móvil Android y otra por la plataforma de anuncios en internet, denominada 'AdSense for Search'. Es decir, que existe la amenaza de sufrir otras dos potenciales multas similares de hasta el 10% de una facturación de la compañía afectada.

No hay que olvidar que el 'caso Google' viene de lejos ya que la primera investigación arrancó en 2010. El entonces comisario de Competencia, Joaquín Almunia, intentó sin éxito hasta en tres ocasiones alcanzar una solución negociada ajena a la vía de las multas. Pero cuando tomó posesión la Comisión Juncker y Vestager tomó las riendas de la cartera, dio un puñetazo encima de la mesa y envió un pliego de cargos a la compañía. De esto hace ya dos años. En Bruselas, y menos en esto, nada es sencillo. Además, Google recurrirá la decisión ante el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE), de forma que el fallo definitivo se demorará sine die. Quizá años.

Google sí apelará

Kent Walker, vicepresidente sénior y General Counsel de Google, ha indicado su "desacuerdo con las conclusiones anunciadas" por la Comisión Europa. "Vamos a revisar con la Comisión la decisión en detalle y consideraremos apelar, y así continuar exponiendo nuestros argumentos", ha expresado mediante una nota de prensa.

"Creemos que la Comisión Europea subestima el valor de las conexiones rápidas y sencillas. Mientras que hay algunos sitios de comparación de compras que quieren que Google les posicione en un lugar destacado, nuestros datos nos demuestran que los usuarios prefieren links que les lleven directamente a los productos que quieren y no a páginas web donde tengan que volver a repetir la búsqueda que ya han realizado previamente", ha explicado Walker.

Fotos

Vídeos