Las aplicaciones móviles que acaban con tu batería y tus datos

Las aplicaciones móviles que acaban con tu batería y tus datos

Facebook y Whatsapp están entre las aplicaciones que más consumen nuestro dispositivo

LUIS AVILÉS

Aunque en principio pudiéramos pensar que aplicaciones como Facebook o Whatsapp no son nada en especial y requieren pocos recursos, en realidad, estas aplicaciones que usamos inconscientemente multitud de veces a lo largo del día, son las que terminan agotando las baterías de nuestro dispositivo. Las aplicaciones de redes sociales, como Instagram, o las de mensajería, como Gmail, a parte de los propios servicios privados de nuestro dispositivo, como es el caso de AllShare de Samsung, son los verdaderos vampiros digitales que nos obligan a cargar nuestro teléfono antes de acabar la jornada.

La nueva tendencia en el mercado hacia pantallas más, y más grandes, con mejor calidad y brillo, repercute también de manera directa en la batería, la gran olvidada en la carrera tecnológica. Mientras los fabricantes se disputan el liderazgo en el apartado visual y en el fotográfico, parece ser que la autonomía de los dispositivos pasa a segundo plano. La tecnología de carga rápida que incorporan los nuevos lanzamientos ayudan a llegar al final del día con algo de batería, pero en ningún caso te libra de andar buscando un enchufe cuando las ciosas se pongan feas.

AllShare de Samsung, según el último informe de la firma Avast, es una de las aplicaciones más exigentes. Y es que esta «app» destinada a conectar con diferentes aparatos es uno de los muchos casos que encontramos de software propio que los fabricantes incorporan a sus dispositivos de manera nativa y no podemos evitar de manera sencilla que agoten nuestros recursos.

Twitter

Las aplicaciones propietarias de Google, al contrario de lo que pudieramos pensar, son delas que más batería consumen en nuestro dispositivo. Entre ellas, Google Play Music, Google Maps y Hangouts, el servicio de mensajería de Google, que sin apenas uso, llega a consumir hasta el 4% de nuestra batería. Pero esto no es nada comparado al consumo que hace la aplicación de Twitter. Los aficionados a esta popular red social de información en tiempo real y microblogging, pueden llegar a percibir hasta un 12% de consumo más en sus dispositivos.

La actividad en segundo plano, su continua actualización de contenido y su material multimedia, no solo hace peligrar nuestra batería, sino que también es posible que acabe con nuestros datos móviles rápidamente. Por ello, la propia aplicación nos permite configurar algunos parámetros como la reproducción de vídeos tan solo cuando estemos conectados a una red WiFi.

Youtube

Youtube es la plataforma líder en visionado y publicación de vídeos, además es propiedad de Google, por lo que se encuentra preinstalada en infinidad de dispositivos. Dada su naturaleza de vídeo y su intensivo uso de la pantalla, pude llegar a consumir el 15% de nuestra batería, además de acabar en cuestión de tiempo con nuestros datos móviles para cargar archivos multimedia tan largos y pesados.

Es recomendable su uso solo si estamos conectados a una red WiFi tradicional, aunque la propia aplicación también dispone de opciones de configuración para evitar costes imprevistos.

Navegadores, cámaras, Netflix y Spotify

Los navegadores web pueden ser también un enemigo de la autonomía. Aunque hay diversos casos, Safari ha llegado a contabilizar hasta el 15% de uso energético, de lo que tampoco se libra la propia cámara de nuestro dispositivo que tan inocentemente utilizamos. El uso de la cámara puede restar hasta un 14% de autonomía. Mientras tanto, servicios de streaming como Netflix y Spotify pueden llegar a consumir hasta un 30% de nuestra batería con un uso frecuente.

Al igual que Youtube, el consumo de contenido multimedia drena rápidamente nuestro smartphone. Lo mismo pasará con nuestra tarifa de datos si no estamos conectados por WiFi. Aunque estas dos aplicaciones permiten la reproducción de contenido sin necesidad de conexión descargando el contenido en nuestro dispositivo, solo Netflix permite hacerlo de manera gratuita, Spotify requiere de suscripción de pago.

Facebook

Es de las más populares, sobretodo entre los jóvenes, pero es de las aplicaciones que más consumen. Tal es el caso, que en muchas ocasiones se recomienda desinstalarla, junto a su aplicación de mensajería, y usar su versión web a través del navegador.

A parte de consumir alrededor de un 8% de batería con poco uso, también cuenta con un elevado consumo de datos, por lo que es recomendable desactivar la reproducción automática de vídeos.

Whatsapp

Aunque no es una aplicación que consuma en exceso, el uso que le demos si puede verse reflejado en nuestra autonomía. Compartir y descargar muchos archivos multimedia, como fotos, vídeos y GIFs, pueden afectar negativamente tanto a nuestra batería, como a nuestro consumo de datos. Es recomendable desactivar las opción de descarga de archivos en nuestro dispositivo, y permitir solo la descarga multimedia bajo una red WiFi.

Instagram

Es una red social basada en fotografías y vídeos, así que su uso prolongado puede llegar a consumir hasta un 40% del total de nuestra batería. Por suerte, podremos desactivar el sistema de previsualizción y precarga de la imágenes seleccionando la opción «usar menos datos»

Snapchat

Sus 'historias' no solo pueden consumir nuestra batería, también nuestros datos. Para evitar que nos quedemos sin internet en cuestión de días, podremos habilitar el modo viaje para rebajar su consumo, a pesar de que tarde más en aparecer el contenido

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos